Un tiempo raro

Me avergüenzo de estos políticos y ganas me entran de facilitarle la labor a Carolina Bescansa

Carolina Bescansa ha asegurado que si los que tenemos más de 45 años no hubiéramos votado, Pablo Iglesias sería el presidente del Gobierno de España (se suele decir "gobierno español" pero gobiernos españoles son todos los autonómicos, también aquí el nacionalismo gana la batalla del lenguaje). Lo reproduzco en facebook y un amigo sale enseguida a negarlo. Me dice: "Yo tendría que escuchar esas declaraciones en su boca , no me creo que alguien pueda decir eso". Le envío el enlace de los periódicos que lo recogen, me responde: "Eso fue hace años, yo creo que ya ni está en Podemos , y lo que dice es algo que piensa , yo tb pensaba eso en Cádiz, si votaran menos de 45 igual no ganaba Teófila". Se trata de un ejemplo con valor, quiero pensar, anecdótico. Si los mayores de 45 años somos los culpables de que Pablo Iglesias no esté gobernando por derecho, es decir, no como ahora que va de plenipotenciario discreto, lo que nos llegue de Pablo Iglesias nos lo mereceremos. Poco hay nuevo bajo el sol. Durante la Segunda República, que aprobó el voto de las mujeres, desde sectores de la izquierda socialista y comunista no se vio con optimismo porque creyeron que el voto de las mujeres sería manipulado por los curas en el confesionario. Son estas ideas-fuerza que luego hacen un daño irreparable.

Según el pensamiento de la gallega, en las próximas elecciones con relación a las últimas, los votos a Iglesias aumentarán porque un importante número de votantes "mayores de 45", habrán llegado a su fin natural. Será cuestión de mirarlo una vez se analicen los cómputos. Vamos así, sin casco y a doscientos por hora. Es como lo de la de Valladolid, tan discreta y encantadora cuando fue ministra, que ahora dice, y se queda tan pancha, que un niño andaluz de 10 años equivale a un castellano-leonés de ocho en aprendizajes educativos. Un tiempo raro vivimos, no me cabe duda. Pese a que inmediatamente se ha avenido -muchas gracias pero no- a intentar explicar lo que "quiso" decir, o sea, era una crítica al gobierno de Susana Díaz por su política educativa en Andalucía. Puede que llegue cualquier día alguien que diga que un castellano-leonés (o de vaya usted a saber) se muere dos años después que un andaluz… porque la Sanidad andaluza etcétera. Me avergüenzo de estos políticos y ganas me entran de facilitarle la labor a Carolina Bescansa, o sea, morirme a efectos electorales y no contabilizar un voto que no iría a Pablo Iglesias. Ni a ninguno. Me borro, no contadme en el cómputo. Un tiempo raro-raro…

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios