25N Raquel Orantes: "Esta es la glorieta de todas las 'ana orantes' que lanzaron un grito de libertad"

Un día en la vida

Manuel Barea

mbarea@diariodesevilla.es

En el radar

Hay que plantearse si el radar covid sólo rastreará la ruta del virus o se ampliará para controlar a los ciudadanos

No necesariamente tiene que estar uno afiliado a una hermandad negacionista o de conspiranoicos para tener la mosca zumbando detrás de la oreja con algunas, o bastantes, de las iniciativas y medidas que desde el Gobierno -a fin de cuentas el poder, aunque sí, hay otros- se recomiendan o directamente se imponen con el objetivo -insiste el Gobierno, el poder- de prevenir, defender, salvaguardar, velar... en definitiva, para contribuir al mayor bienestar posible del ciudadano. Y que en el momento en que sea agredido, como está ocurriendo este año, esté todo lo protegido que pueda frente a los ataques de un agente, tanto si es interno o procede del exterior, como en este caso de ese patógeno que ya ha matado en España a 28.971 personas, 1.466 de ellas en Andalucía. Aumentarán.

El radar covid puede ser una herramienta útil. Una más. Bien, mejor sumar. Pero no consigue desprenderse de ese componente intrigante -es, por supuesto, otro negocio más al socaire de lo que está ocurriendo; olvídese de él si tiene un móvil antiguo o corra a comprar otro más moderno- que lo empuja a uno a pensar -mal, de acuerdo- si no servirá para algo más que rastrear y controlar la maldita ruta del bicho, que no es otra que la de ciudadanos.

No se tiene la certeza de que el dónde has estado, con quién y cuándo y hasta el por qué -una información que sólo concierne al individuo- no acabe siendo usada con otros fines. Obviamente las autoridades juran y perjuran que la privacidad, la confidencialidad y la intimidad quedan a salvo. ¿Es que acaso informarían de lo contrario? Pero precedentes hay a espuertas de que en este mundo hipercontrolado cada paso que damos, cada uno de nuestros movimientos y cada una de nuestras aficiones, predilecciones, hábitos, vicios, fobias y filias, enfermedades, angustias y ansiedades, si tenemos gato, perro o cacatúa, si nos gusta Jimi Hendrix o Siempre Así, si votamos o no -y si lo hacemos a quién, por si tienen que recomendarnos que votemos lo contrario-, todo, absolutamente todo, aparece en el radar.

Cada uno de nosotros -esa es al menos la impresión que tengo cada mañana al encender el móvil y el ordenador- es una de esas lucecitas que aparecían en la pantalla del operador de guardia en las películas de batallas navales en blanco y negro que veíamos de pequeños. "Ahí está", decía alguien. Y el submarino lanzaba sus torpedos y el destructor sus cargas de profundidad. Contra la lucecita.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios