El Palillero

Por un puñado de votos

El reto de Juanma Moreno es convencer a los andaluces para aglutinar todo el voto útil del centro y la derecha

Por un puñado de votos (y pocos escaños) se va a decidir el próximo Gobierno andaluz. Eso condiciona todo, hasta la elección de la fecha electoral del 19 de junio, la menos mala para Juanma Moreno. Ha tenido en cuenta las encuestas, incluso la coincidencia el 19 de junio con las elecciones legislativas francesas, donde otra vez se votará entre el centrismo de Macron o el extremismo de Le Pen, con una izquierda decadente y divida. Un escenario similar. En Andalucía, el discurso de las líneas rojas se puede aplicar a la ultraderecha, pero también a la ultraizquierda anti OTAN, que ya no sabe qué hacer para camuflar su plumero putinesco de nostalgia ruso/soviética.

La mayoría de las encuestas apuntan que el desplome de Ciudadanos dejaría al PP de Juanma Moreno entre 45 y 50 escaños. Aun que las más optimistas lo elevan hasta 55, cerca de la mayoría absoluta. No es seguro que superen los 50 escaños entre el PSOE aletargado de Juan Espadas, y la ultraizquierda de Unidas Podemos junto a Más País (que aquí es menos país), y Adelante Andalucía, que va a su aire. La clave estará en lo que suceda con la ultraderecha de Vox, a la que pronostican entre 15 y 20 escaños. En esa hipótesis, que es la mejor para Juanma Moreno, podría intentar un Gobierno en minoría (lo que llaman mayoría suficiente, que en realidad es insuficiente para ser mayoría), aunque le dejaría a expensas de una pinza de la izquierda, la ultraizquierda y la ultraderecha. Una pinza que no sería de recibo a efectos de líneas rojas.

Pero esa opción se complicará si Vox supera los 20 escaños y deja la suma de PP y Ciudadanos con poco más de 40. Ya que entonces Vox tendría más fuerza para exigir, como en Castilla y León. En esa tesitura se justifica que hayan apostado por Macarena Olona como candidata en Andalucía, alejándola de la política nacional, siendo ellos un partido antiautonomista. Vox también se juega mucho y necesitará rascar votos al PP. Otro aspecto importante es el declive de Ciudadanos. Si obtienen dos o tres escaños ayudarían a sumar al PP. Pero, si no los consiguen, serán votos perdidos.

El reto de Juanma Moreno es convencer a los andaluces para aglutinar todo el voto útil del centro y la derecha. Es paradójico que el hundimiento de Ciudadanos le perjudicará. Excepto que consiga un trasvase pleno de sus votos, sin que se vayan al PSOE o la abstención. En un margen estrecho, por pocos escaños, se decidirá la victoria o la derrota de unos y otros.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios