El Alambique

María González Forte

Las primeras palabras

A un día escaso de que se vuelvan a marchar los hijos que viven fuera, juego en el ordenador con mi nieto que tiene cuatro años. Está aprendiendo en su cole lejano las primeras letras y está en esa edad en que se siente fascinado por su señorita madrileña, Loli. Una chica joven que los mantiene a raya y encima entusiasmados.

Las primeras palabras de los niños resulta que son las mejores palabras de toda nuestra vida, pero he tenido que verlas escritas por él para reencontrar su importancia: mamá, papá, ama, pan…los niños sin darse cuenta numeran lo que nunca habría de faltarles, padres que le den seguridad, amor y pan. Pero pan con algo bueno, dirán algunos. Sin embargo sé que es tan importante lo que le pongamos dentro como el cariño con que seamos capaces de hacerle sus primeros bocatas.

Sea como sea, la Navidad finaliza imparable, como siempre sin pedirnos permiso. Y los días mágicos de turrones, regalos y recuerdos se tiñen de pena ante los que faltan. Pero vivir de la nostalgia y aferrarse a ella tiene el peligro de no poner los pies en tierra y recordarnos que hoy, ahora, es el momento de hacer lo que podamos porque mientras algunos disfrutamos de todo, hay demasiados pasando dificultades, como los emigrantes intentando sobrevivir en tierras extrañas pidiendo a los cielos que algún milagro les asegure la supervivencia. Y que si no somos solidarios ayudando seriamente a las organizaciones que se implican en ello, el amor que enseñamos, esa primera palabra tan fácil de pronunciar y de escribir, se limitará en su significado, cuando es una palabra ilimitada.

Los mejores regalos que podemos transmitir a los pequeños, son los valores que nos enseñaron. La generosidad, la solidaridad o el agradecimiento por lo que tenemos no crecen espontáneamente, hay que cultivarlos en los que aprenden a vivir. Hay que hacerlos crecer, luego, son los padres con su ejemplo los que, mejor que nadie, enseñarán el amplio concepto de la palabra "ama".

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios