Congreso de la Lengua Agenda de actos programados para este jueves 30 de marzo

Crónica Personal

Otro golpe para Sánchez

La situación es crítica, pero el presidente del Gobierno, sus ministros y sus colaboradores no lo quieren ver

No gana para disgustos, pero el que siembra vientos cosecha tempestades, y cuando se gobierna sin tener en cuenta las consecuencias de sus decisiones, no vale poner el grito en el cielo, acusar de antipatriotismo a los afectados por los decretos y enviar a la vicepresidenta económica para que arregle los entuertos.

Calviño ha presionado a Rafael del Pino para que no tome una decisión que es demoledora para España, pero el presidente de Ferrovial se ha mantenido firme: se lleva la sede social de Ferrovial a los Países Bajos, que le ofrece una fiscalidad más asumible y una seguridad jurídica que en España, en estos momentos, brilla por su ausencia.

Es una muy mala noticia para Sánchez y en el peor momento, pero es también una pésima noticia para los españoles porque significa que el arrebato antiempresarial del Gobierno empieza a pasar factura y afectará de lleno a algo que desestabiliza socialmente a un país: el empleo. La decisión de Ferrovial abre un camino que para desgracia de los españoles puede marcar una senda a otras importantes empresas españolas y multinacionales que están espantadas ante un Gobierno que los trata como si fueran enemigos y además no les ofrece ninguna garantía de que Calviño, Díaz, las dos Montero y el propio presidente no cambien las leyes a capricho, en función de las exigencias de los socios que les garantizan la continuidad en Moncloa.

Rafael del Pino y el traslado de la sede social de Ferrovial fuera de España coincide con noticias demoledoras en el ámbito económico, que ensombrecen aún más un panorama ya muy ensombrecido por noticias que demuestran que este país no está hoy en manos de gobernantes capaces y rigurosos a la hora de tomar decisiones. La inflación se ha disparado nada menos que un punto en el pasado mes, lo que coloca a las familias en una situación angustiosa. En el mes de enero los españoles retiraron 13.000 millones de euros de depósitos, la mayor salida mensual de la historia, lo que indica que vivimos tirando de los ahorros; la UE alerta de que el sistema de pensiones de Escrivá es inviable y, además, es previsible que se produzca una petición masiva de jubilaciones anticipadas porque docenas de miles de españoles cobrarán más de pensión que el salario que reciben.

La situación es crítica, pero el presidente del Gobierno, sus ministros y sus colaboradores no lo quieren ver: siguen instalados en un indignante triunfalismo.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios