Dos gobiernos

Va a ser una experiencia impresionante. Los próximos meses y años serán apasionantes e históricos

Te dicen que no, que si Albert Rivera se ha reunido con "sus" consejeros y el vicepresidente del nuevo gobierno de Andalucía pactados con el PP-A el mismo día de su nombramiento, eso no quiere decir que haya dos gobiernos, hay un solo gobierno. Nadie se lo cree pero eso te dirán. Se llama tabladillo de la antigua farsa. Y también que algo hay que hacer para bajar un poco la altura del souflé del nuevo presidente de la Junta, tras el besamanos multitudinario de la toma de posesión. Y sus primeros pasos, su visita a don Manuel Clavero, su presencia en el lugar del inmenso drama de Totalán. Y lo de Antequera.

Primer movimiento sísmico en San Telmo aunque todos pongan cara de aquí no ha pasado nada. Falta el primer tantarantán de Vox, que ha entrado en la zona de sombra del Poder. Va a ser una experiencia apasionante, impresionante dirán algunos. Los próximos meses y años serán apasionantes y, sobre todo, históricos. Más que nada si hacen como de lo primero lo que hicieron en el parlamento extremeño: exigir un 155 para Cataluña desde ya. Que no pare el baile, pues. Aunque, si bien mirado, asistimos asombrados a lo que está ocurriendo en Wesminster, donde se rechaza un proyecto fundamental -el Brexit, nada menos- de la premier May abrumadoramente para tumbar poco después con un amplio margen una moción de censura a la propia premier rechazada. ¿Ingleses? Yo diría: ¿Andaluces? Moreno Bonilla está ya en lo importante, que es como el grito de guerra de los campos de fútbol (hemos venido a emborracharnos, el resultado nos da igual). Lo simbólico, pues, que sea el presidente el que anuncie a su gobierno y se haga la foto de rigor con todos. Pues no, que se sepa desde antes que estos son mis poderes, dice Rivera. Y como apuntaba, falta ahora el primer portazo del magistrado juez, lo que tenga que hacer Vox para gritar que si existimos anunciamos algo nuevo. Que también querrá su porción de esta gloria chunga e inexplicable en personas que teóricamente deberían comportarse.

Dos gobiernos, y la sombra del ciprés, que será alargada siempre. Salvo que Moreno Bonilla se siente con Juan Marín y lo "aconvenza", como se dice en el flamenco, que hay un gobierno en Andalucía, que es el que él preside y tú vicepresides, Juan. No esta puesta en escena de Rivera, que en el gobierno de Andalucía no pinta nada. Se empieza difícil, no hay tregua. Lo de la extrema derecha y las tres derechas, como la triple vacuna, ya no vendía casi nada. Pero esto de los dos gobiernos.. Ay…

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios