Polémica Elías Ahuja, el gaditano que da nombre al colegio mayor de Madrid con expulsados por gritos machistas

Crónica Personal

El exilio

Que nadie dude que don Juan Carlos hará lo que le pida su hijo, aunque le desgarre la idea de irse de EspañaLo que estos días le sucede es, sin lugar a dudas, culpa suya. Pero no debe borrar sus muchos méritos

Cuenta El Confidencial que la Casa del Rey y Moncloa barajan la idea de marcar tanta distancia entre el rey Felipe y su padre que pueden acordar que por el bien de la Corona y de don Juan Carlos se vaya a vivir fuera de España. En el exilio, como sus padres, o como sus abuelos. Él mismo conoció las penurias emocionales y económicas que eso significa, pues vivió en el exilio, en Estoril, hasta que cumplió los diez años y en una reunión entre Franco y don Juan decidieron que el príncipe debía estudiar en España.

Efectivamente, hay conversaciones entre Zarzuela y Moncloa sobre cómo plantear el futuro del rey Juan Carlos tras el escándalo desvelado por Corinna Larsen sobre el dinero que recibió hace años del entonces rey saudí; 100 millones de dólares, un regalo que don Juan Carlos debió declarar al fisco. No sólo no lo hizo, sino que lo ocultó en un paraíso fiscal y, posteriormente, lo dono -o regaló- a la que entonces era su amante. Hoy amante despechada. Dinero, hay que insistir en ello, que no procedía de las comisiones del AVE, como decía la falsa princesa.

El rey Juan Carlos no tiene la menor intención de vivir fuera de España, se sintió verdaderamente molesto semanas atrás cuando se rumoreó que pensaba instalarse en República Dominicana, país al que viaja con frecuencia pues cuenta con muy buenos amigos. No tiene la menor intención de vivir fuera de España, pero se encuentra desolado por la situación en la que está colocando a la Corona y a su hijo, por el que tiene una admiración total a pesar del distanciamiento actual. Y si el rey Felipe le pide que se marche por el bien de la Institución, don Juan Carlos lo haría siempre que se haga de una manera que no suponga una humillación; una situación patética para un hombre que, a pesar de que ha cometido actos que pueden ser delictivos y que en cualquier caso dañan a su imagen y a la Monarquía, ha sido un Rey que ha demostrado determinación, arrojo e incuestionable sentido de Estado para poner en marcha lo que se llamó Transición.

Los errores se pagan, más aún cuando son errores que tratan de burlar las leyes, pero la forma en la que se ha expresado Pedro Sánchez es absolutamente reprobable: se puede criticar a cualquier personaje público sin necesidad de escarnio. Daba la impresión de que el presidente dejaba salir al exterior su visceral republicanismo y, también, pretendía echar un cable a su socio Iglesias, más antimonárquico que él mismo y hoy cuestionado por el caso Dina.

Toca esperar, pero que nadie dude que don Juan Carlos hará lo que le pida su hijo, aunque le desgarre la idea de irse de España.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios