El catamarán

Rafael Navas

La ‘Udiversidad’

TODA acción violenta es merecedora de la más absoluta repulsa de la sociedad. Los pistoleros terroristas de ETA tienen ya una colección de repulsas de lo más variada porque sus atentados no distinguen. Prueba de ello y de que la suya no es una lucha política, sino terrorismo puro y duro, ha sido el último coche-bomba colocado en el campus de la Universidad de Navarra, que es uno de los símbolos institucionales de los que se sienten más orgullosos los pamplonicas y navarros de bien.

Un atentado contra una universidad, esté donde esté, es un atentado contra toda la sociedad y contra la inteligencia, que recuerda aquel episodio triste de la España del 36, en el paraninfo de la Universidad de Salamanca, con Unamuno y Millán Astray como protagonistas. Porque en las universidades es donde se dan cita el conocimiento y la educación como valores supremos del ser humano. Allí se forman, con esfuerzo, muchas personas que quieren trabajar por un mundo mejor. Y no hace falta que los terroristas la ataquen para saber lo que son y a quién representan. Por desgracia, lo sabemos de sobra.

Aquí, en Cádiz, la universidad es tan diversa que tiene cuatro campus bien diferentes como ejemplo de proximidad con la realidad social y las peculiaridades de esta provincia.

Es la ‘Udiversidad’, un concepto que podría extenderse a todo el conjunto de universidades españolas porque en ellas caben todas las personas sin distinción ideológica.

Los enemigos de la pluralidad, de la diversidad, se han vuelto a retratar. A todos los que han estudiado, estudian y estudiarán en  la Universidad de Navarra, muy especialmente a los gaditanos que han tenido la suerte de pasar por sus aulas, un abrazo de ánimo.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios