tiempo añadido

David / Almorza /

Santoral

EL Cádiz perdió en Sevilla, y esperemos que no pierda más, en un partido contra el Sevilla At. jugado el día de San Leandro de Sevilla, lo que hace pensar que nuestro rival contaba con alguna ayuda especial. Hay equipos que no han escatimado esfuerzos para obtener ayuda divina. Es el caso del Santos (en Brasil, Méjico o Ecuador) como su nombre indica.

El Cádiz debería hacer algo similar. Una opción sería encomendar cada línea a un santo apropiado. La delantera a Santa Bárbara, patrona de la artillería. La defensa a San Quintín, patrón de los cerrajeros. Los responsables de dibujar el juego desde el centro del campo pudieran centrarse en San Francisco de Paula, patrón de los delineantes.

Durante los partidos también se podrían hacer dedicatorias dentro del estadio, utilizando los cánticos de la afición y la megafonía, y fuera del mismo con la radio que aún retransmite en Carranza gracias, a lo mejor, a la intercesión de San Gabriel Arcángel, patrón de los locutores. Si el partido se pone muy mal, una plegaria a Santa Rita, patrona de los imposibles, pudiera ser de utilidad.

Los administradores concursales colaborarían pidiendo a San Pablo y San Mateo, patronos de los economistas, aunque tal como están las cosas de difíciles mejor fuera a San Sebastián, patrón de los pobres y afligidos. Mientras tanto la afición sigue su camino de forma paciente y continúa animando al Cádiz. Una paciencia que seguro que supera a la de Job y por cuyo motivo se le designó como Santo.

Cada jugador tiene el santo de su nombre, aunque aún no he encontrado ni quién fue San Ikechi ni San Kabiru (nombre de Akinsola). Pues los metemos con Todos los Santos y a ganar los partidos que quedan… en santidad.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios