Su propio afán

Moreno vs. Ayuso

Lo interesante es queen el PP se hanestablecido dos modelosde relación con Vox

Juanma Moreno ha optado por una estrategia de confrontación con Vox. Naturalmente, hay razones a favor de su postura, como las hay, y mejores, creo, en contra. A favor: facilitar la absorción del voto de Cs y del voto menos político de Andalucía, satisfecho con una gestión que no ha cometido errores de bulto. Esa estrategia tiene dos talones de Aquiles, uno por cada pie. En el izquierdo, que hasta los apolíticos saben que el PP tendrá que terminar pactando con un Vox que tiene cada vez más margen de negociación y más aspiraciones de gestión. Si Vox -como ya está avisando una Olona bajo cuyos pies no crece la hierba- insiste en su campaña en que exigirá puestos en el Gobierno y políticas concretas, la estrategia de Moreno del centrismo se verá constreñida por la aritmética elemental.

El talón del pie derecho es más teórico. Si Moreno transmite la idea de un Vox ultramontano, no centra al PP, como él se cree. Deja el espectro político tal y como le gusta al PSOE. Con Podemos y cía. en un extremo, Espadas en el centro, Cs volatilizado y el PP en otro extremo. Vox queda fuera porque el mismo PP lo empuja a las tinieblas exteriores.

Pero esto es intelectual y a medio plazo, que es algo que para un político resulta doblemente lejano. Hay un factor, en cambio, que sí inquietará a Juanma Moreno. Las tensiones internas dentro de su propio partido, que son, como se sabe, la preocupación primordial de los políticos.

Ahí aparece Isabel Díaz Ayuso que, en su política con Vox, aunque mantiene las distancias y una rivalidad muy tensa, ha cogido la vereda totalmente contraria a Moreno. Y la ha puesto en el escaparate: ha aprobado con Vox los presupuestos de Madrid. Rematando con esta declaración: ella no aprobará ni una moción que venga de la izquierda.

En consecuencia, será interesante contrastar los resultados de Madrid con los de Andalucía. En términos sociales y económicos, para empezar. Y también en términos de imagen y de resultados electorales, sin descartar el peso que uno y otro político adquieran en su propio partido, la independencia de su voz o su popularidad. El problema de la estrategia de Juanma Moreno es que va a tener un contraste muy visible en la Comunidad de Madrid. No se va a quedar todo en el análisis que hagamos los columnistas y en unos futuribles más o menos incomprobables. Hay dos modelos de relación en el PP con la derecha. Vamos a ver cuál funciona mejor.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios