DIARIO DE CÁDIZ En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Modos de medir

Los gobiernos expansivos no son gobiernos ahorradores y harán bueno a Montoro, que nos chupó la sangre

Si los movimientos que se han producido estos dos últimos días constituyen un modo de medir el impacto de un nuevo gobierno para España constituido por socialdemócratas, populistas de extrema izquierda y comunistas, apoyados por nacionalistas e independentistas, que han ido a la Zarzuela a prometer íntegramente lo que han venido prometiendo -o jurando- todos los gobiernos de la democracia constitucional española, algunos de ellos se han ido de la normalidad. Especialmente esas movilizaciones que se han acogido al lema de 'España existe'. Ocurre igualmente que, del otro lado, muchos han levantado el volumen y han iniciado por esa banda el frentismo conocido. Por la calle de en medio va la Nación, es decir, los pensionistas, los trabajadores de todo tipo, 'la gente', como suele resumirse a la ciudadanía expectante o anhelante. Mientras tanto, cada mochuelo a su olivo, el conjunto de los ministros se ha ubicado en su despacho y ahora viene lo bueno de esto, o sea, empezar a hacer realidad el enunciado de los autoproclamados progresistas: vamos a mejorar la vida de la gente. Dicho así no sería justo que no se le diera a este gobierno que preside Pedro Sánchez el centenar de días que se dicen "de cortesía". Pero ya vimos los resúmenes de las concentraciones del domingo, con las banderas y las consignas. Y leímos algunos comentarios en las redes sociales, por el lado izquierdo. Sin dos minutos de respiro, además, el presidente recién investido ha filtrado que la ex ministra de Justicia va a ser la nueva Fiscal General del Estado. Es como si dijera que el que da primero da dos veces o que mejor todo ahora que luego ha de llegar la calma. Ese todo ahora es el que se temen muchos. Porque 'las medidas progresistas' se evalúan y el dinero habrá que buscarlo, en los bolsillos de la gente o en la deuda del Estado, que lo es de la gente, también. ¿De cuántos miles de millones hablamos? Ese es el tema, ese es el nudo. Porque los gobiernos expansivos no suelen ser gobiernos ahorradores, así que harán bueno a Montoro, que nos chupó la sangre, el insaciable Montoro. La sociedad del bienestar y las pensiones son los dos ejes, los dos caminos llenos de obstáculos, son las termópilas habituales con los flancos llenos de manifestantes con banderas y consignas. Viene la España movida, no me cabe duda. Porque, en el fondo, me perdone si alguien se ofende, pocos creen en las urnas, muchos piensan que el poder es un derecho, una exclusividad. Pero el poder está en cada ciudadano, su arma es su voto. Y el voto ha formado este gobierno.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios