Tiempo añadido

david Almorza

Incondicional

LA afición del Cádiz es incondicional. Otras aficiones aún no han tenido la oportunidad de demostrarlo, afortunadamente. Por ejemplo la del Real Madrid o la del Barcelona, que no han sufrido el infierno de la Segunda División B.

Es difícil expresar con palabras ese sentimiento de la afición. Quizás por eso se transmite con música en los cánticos durante los partidos. Una incondicionalidad parecida a la cadista puede encontrarse en algunos equipos de Argentina o Brasil, en donde el fútbol es una religión. En Inglaterra, con su flema británica, se asemeja un poco el Liverpool, que hizo suya la canción "Nunca caminarás solo", y que ahora es mucho más que un himno, convirtiéndose en una forma de seguir a su equipo.

La afición del Cádiz es incondicional pero hasta el final. Un año tras otro. Los chavales que han vivido ese sentimiento en las gradas del Carranza lo saben bien.

Por eso también es importante la cantera, que lleva una ventaja grande a los que llegan. Sobre todo aquellos que vienen con el mercado de invierno, que cuentan con menos tiempo para adaptarse y aprender que el aplauso no es gratuito ni eterno, y que a un apoyo incondicional solo se puede corresponder con un esfuerzo y un trabajo también incondicional dentro y fuera del campo.

En seis temporadas, tal como recoge portalcadista, ciento veinte jugadores han pasado por el Cádiz. Además dieciséis entrenadores en los últimos diez años. Las circunstancias han convertido al Cádiz en un lugar de paso.

Incondicionalidad eterna para un club con jugadores que se van pronto en una división en la que ya llevamos mucho tiempo. Una afición incondicional merece una apuesta incondicional por el ascenso. No se puede esperar más.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios