José De Mier Guerra /

Homenaje al Padre Almandoz

Mañana lunes por la tarde y gracias a la iniciativa de personas que tienen gran cariño, admiración y devoción a su persona, se procederá a homenajear a quien fue durante muchos años párroco de la Iglesia de San Juan Bautista, Francisco Javier Almandoz Arburúa. Como colofón a este homenaje se descubrirá, sobre un pedestal y en un lateral de la plaza mayor, una estatua de su figura en actitud propia (en pie) y esculpida en hierro fundido por el artista chiclanero José Antonio Barberá.

El Padre Francisco nació en un pueblecito pequeño de Navarra -doscientos habitantes- Elgorriaga, en el año 1918. Se ordenó sacerdote en 1949 y casi toda su labor la desarrolló en el Sur. Su estancia en Ceuta, desde 1964, donde fue párroco en el barrio de villa Jovita, todavía se recuerda con mucho cariño, por su bondad, sabiduría y desprendimiento. Tomó posesión como párroco de la Iglesia Mayor de Chiclana en agosto de 1974 y desempeñó el cargo hasta septiembre de 1988. Murió ya "jubilado" en Chiclana el 26 de marzo de 1990, tenía 71 años.

Durante su estancia en Chiclana llegó a ser mucho más que un cura o un párroco, era realmente un padre, el Padre Almandoz para todas las personas que llegaban a conocerle, que fueron muchas. Para todas ellas tenía palabras de consuelo, comprensión y hasta encontraba remedio no solo espiritual, sino material, cuando era necesario.

Durante aquellos años, la heroína (el caballo) se estaba cebando en una parte muy importante de la juventud chiclanera y muchos de los adictos a esa maldita y asesina droga se concentraban por la plaza mayor y en los alrededores de la Iglesia parroquial con todos ellos sintió y sufrió la apatía, las depresiones y hasta la irritabilidad que les proporcionaba el alucinógeno y a todos intentó comprender y ayudar, aun a costa de su pequeña economía -nunca tuvo una cuenta corriente en un banco- y de su salud.

En sus últimos años pasaba olímpicamente de trabas administrativas y litúrgicas y se dedicaba en cuerpo y alma a los demás a intentar paliar muchos de los problemas de las personas, aun conociendo que algunos no tenían solución intentaba endulzar la maltrecha existencia diaria que pudieran padecer, para todos tenía grandes dosis de comprensión y cariño. La sabiduría popular de la gente sencilla lo veía como "la bondad y el amor personificado". Su labor no solo la desarrollaba dentro de la Iglesia, su templo también era la calle, la plaza, la vivienda del necesitado o las tascas donde se alternaba con la gente. Su sitio era donde se encontraba el pueblo llano y donde pudiera ser necesitado.

Como buen navarro conservaba su admiración por el Osasuna de Pamplona y se deleitaba con un poquito de pacharán, era un conocedor profundo de la personalidad humana y de sus problemas. Su cara redonda y su cuerpo siempre embutido en una sotana, parecía rodeado de un invisible anillo de paz y ternura. Solo poseía una sotana y como no le gustaba andar de paisano, tenía que quedar en casa mientras se la limpiaban. Cuando murió dormía en un catre atado con alambres y casi siempre sin mantas pues hasta éstas las solía regalar en muchas ocasiones.

Es de agradecer la ardua labor que Loli Fernández, como presidenta de la comisión encargada de su homenaje, ha estado realizando hasta conseguir que la memoria del Padre Francisco Almandoz se pueda perpetuar mediante la estatua que quedará situada en un lugar digno de su plaza mayor, donde pasó una parte importante de sus dieciséis años vividos en nuestra ciudad. A partir del lunes se habrán materializado, se habrán convertido en realidad visible los versos que Carmen Gómez le dedicó a los pocos días de su muerte: "Se que estás aquí, lo dicen las cigüeñas con su mutismo y las piedras del campanario. Lloran triste el tintinear de las campanas y tú, si, sé que estás aquí…. Padre Almandoz eleva tu mano en bendición que espera tu perdón para vivir con sosiego esta harapienta alma mía que habita a la sombra de tu palabra…mi maestro."

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios