El balcón

Desprecio a Zelenski

No es extraño que Santiago no aplaudiera al presidente ucraniano: el PCE lleva años repitiendo las tesis de Putin

Hay que agradecer al secretario general del PCE, Enrique Santiago, que no aplaudiera el martes la intervención del presidente ucraniano ante las Cortes Generales. Hay que felicitarle, por su coherencia. En realidad, ese desaire es liviano si se compara con las acusaciones que el partido de Santiago lleva haciendo contra Turchínov, Poroshenko y Zelenski desde 2014. Si se repasa el histórico de su página web, se encuentran los argumentos utilizados por Putin para justificar la destrucción de Ucrania. Incluso, el PCE está desde 1991 ofendido por su independencia de la URSS, con una retórica nostálgica: "Ucrania heredó de la Unión Soviética una potente industria y una agricultura desarrollada que los gobiernos capitalistas han dilapidado en estas tres décadas, sembrando sal sobre el país". Encima con poesía.

Después está la cosificación de los ucranianos diseñada en Moscú como paso previo a la destrucción física del país o los brutales asesinatos de civiles. Algo que también se refleja en los editoriales de la web del PCE. Allí sostienen que las concentraciones en la Plaza del Maidan que acabaron con el régimen autoritario dependiente de Moscú fueron un golpe de Estado "organizado y financiado por los servicios secretos de Estados Unidos y Polonia, apoyándose en grupos nazis y de extrema derecha ucranianos". También denuncian indignados la represión contra los comunistas y la izquierda, con acusaciones de asesinatos en Odesa y el Donbás. Y muestran su apoyo a la anexión de Crimea.

La guinda ha sido un texto de diciembre calificando de "sucesión de groseras mentiras y fakenews" los anuncios de Zelenski de que Putin preparaba una invasión. "De los cien mil soldados rusos en territorio cercano a las fronteras ucranianas, ni Kiev ni Washington pudieron presentar la más mínima prueba. Los servicios secretos estadounidenses filtraron a los medios de comunicación el aumento de esos fantasmales contingentes militares rusos hasta 175.000… A ello se añaden las acusaciones constantes sobre la "inminente invasión de Ucrania" que ya debía haberse producido en varias ocasiones y que Zelenski y sus mentores en Washington retrasan ahora a enero o febrero de 2022. La manipulación y las mentiras sobre el peligro del expansionismo ruso no se detienen pese a las evidencias".

Leído esto, se entiende que Enrique Santiago no aplaudiera a Zelenski. El secretario de Estado de la Agenda 2030 es un hombre coherente con sus fantasías y sus dogmas.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios