SAILGP 🛥️ Toda la programación deportiva y cultural para este fin de semana

Crónica Personal

Deprisa, deprisa

Como gane Susana Díaz, la debilidad de Pedro Sánchez no la disimulará ni el encuentro con Biden

Al fin algo que celebrar. Pedro Sánchez se verá con Joe Biden la semana que viene en Bruselas, en el marco de la cumbre de la OTAN. No ha habido hasta ahora ni siquiera un contacto telefónico, el presidente de EEUU no ha tenido a bien llamar al español, no le interesaba. Y tampoco el encuentro de Bruselas va a ser como para tirar cohetes: venía obligado, como vino obligado en tiempos de Zapatero.

Son días frenéticos, porque las malas noticias han provocado un estado de excitación en el entorno presidencial que parece sacado del slogan "deprisa, deprisa", con el que esperan producir tantas noticias que se olvidarán palabras malditas como Madrid, Marruecos, Junqueras o indultos. Con una fecha que preocupa a Moncloa, el 13 de octubre, cuando se celebra la primera vuelta de las primarias andaluzas. Como las gane Susana Díaz, la debilidad de Sánchez no la disimulará ni el encuentro con Biden, del que se puede apostar que Moncloa ofrecerá una versión magnificada y cruza dedos para que ayude Biden con unas palabras corteses hacia el presidente español. También confía Moncloa en que la manifestación de Colón permita arremeter contra el PP presentándole como socio de Vox, por mucho que Casado insista en que no es Vox quien haconvocado y el PP no podía situarse al margen de un sentimiento generalizado de indignación por los indultos a los secesionistas catalanes.

El deprisa, deprisa obliga a hacer horas extra en el ministerio de Justicia para elaborar los decretos de indulto correspondientes a cada uno de los independentistas; el deprisa, deprisa obliga también a buscar alguien que pueda intermediar ante el rey de Marruecos, pero es difícil que Mohamed VI se contente con nada que no sea que España acepte que Sahara es marroquí; impensable, por no decir imposible. Y el deprisa, deprisa obliga a tomar decisiones respecto a Puigdemont, porque mientras esté en Bruselas poniendo a parir a Junqueras no preocupa, pero como los indultos supongan que se anula la orden internacional de extradición, o que los tribunales europeos no tomen en consideración sus presuntos delitos porque han indultado a quienes cometieron los mismos, mal asunto para Pedro Sánchez.

Y para todos los españoles, que llevan mucho tiempo esperando que Sánchez gobierne defendiendo las leyes y la Constitución, deje de dar prioridad a los malos -secesionistas, populistas- para garantizarse la permanencia en Moncloa, defienda urbi et orbe y en el parlamento, los intereses de todos en lugar de los propios, y los españoles recuperen la serenidad perdida, la confianza en el futuro y se sientan orgullosos de sus dirigentes.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios