Punto de vista

José Ramón del Río

jdel35@hotmail.com

Centro de negocios en el Casino

Está de actualidad el Casino Gaditano, o más precisamente el Centro de Negocios, que allí se instaló por el Consorcio de la Zona Franca. Sabido es que el Ayuntamiento de Cádiz es el dueño del edificio, que hace casi 175 años había sido el domicilio de Tomas de Isturiz, que reformó en estilo mudéjar y cuyos muros han sido testigos de muchos acontecimientos de la vida gaditana.

Dos instituciones públicas, como son el Ayuntamiento y el Consorcio de la Zona Franca han tenido un papel decisivo para la pervivencia de una institución, el Casino y de un edificio que merecen sin duda, conservarse. El Ayuntamiento adquirió el edificio mediante donación, con reserva del derecho de uso de sus socios por 25 años y la Zona Franca, porque sufragó con 400.000 euros un centro de negocios, que es el único existente en el centro urbano. En él tienen su sede 36 empresas instaladas en módulos de oficinas, 16 mesas para compartir trabajo en equipo y una sala de reuniones. 25 puestos de trabajo dependen de esas empresas. Ha sido un éxito. Existía un convenio escrito entre ambas instituciones, que expira en fechas muy cercanas y según la información que publica este Diario, la Zona Franca se ha ocupado con tiempo, de interesar al Ayuntamiento la firma de un nuevo convenio, que hasta el momento no se ha producido. Según la misma información hay un acuerdo del pleno del Ayuntamiento para prorrogar el convenio con el Consorcio y con el Casino, por 3 años más o, por lo menos, un acuerdo de prórroga. Esta propuesta del PP se aprobó, además de con los votos de sus concejales, con los del PSOE, sin ningún voto en contra, porque se abstuvieron los demás grupos, incluso el que ostenta el gobierno municipal. Parece que ha sido la ignorancia (u olvido) de este acuerdo, por el concejal de patrimonio lo que ha originado la polémica, porque en el pleno del Ayuntamiento de 29 de marzo pasado se reclamó el mantenimiento de la actividad empresarial en el edificio, único en el centro urbano. La cuestión se ha convertido ya en urgente, porque solo faltan 4 días para que expire la vigencia del anterior acuerdo y por ello los interesados han querido ponerlo en conocimiento de la opinión pública.

Todos esperan que el silencio municipal no sea fruto más que de la acumulación de trabajo y que el alcalde tranquilice de inmediato a los interesados, anunciando la renovación del convenio, y por su urgencia, conceda una autorización provisional, que tranquilice a todos. Demos un voto de confianza al alcalde y… un "cosqui" simbolico al concejal olvidadizo.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios