EL ALAMBIQUE

Rafael / Sánchez / González

¿Dónde estamos?

CERCANAS ya las próximas elecciones municipales, deseo realizar una reflexión sobre nuestra ciudad, referida a la situación en la que nos encontramos, teniendo presente lo que fuimos no hace demasiados años, y cuáles pueden ser las perspectivas de futuro. En esta exposición no quisiera remitirme a muchos años atrás pero si los suficientes como para realizar una valoración certera. Por ello me agradaría comenzar recordando aquellos años del siglo pasado en los que la economía de la ciudad se basaba en la bodega, el campo y el mar, años de bonanza económica aunque social y políticamente difíciles.

Posteriormente anulamos el campo y el mar, por razones internas y externas, y pasamos al turismo y a la construcción. Al primero lo concebimos con una gran esperanza en sus principios hasta que nos dimos cuenta de que el turismo venia a ser lo mismo que veraneo y algo más. Más tarde se pasó a la construcción, que al pasar del tiempo se convirtió en una enorme burbuja que cuando explotó nos trajo un paro masivo del cual no sabemos a ciencia cierta como salir de él, coincidiendo con una importante crisis económica mundial. En esta situación estamos con una gran preocupación pero con unas ganas locas de que nuestros dirigentes políticos municipales apunten soluciones a esta problemática que de continuar así nos puede llevar a una decadencia de la ciudad y sus habitantes, que se verían obligados a salir a otras localidades.

Es una reflexión que traigo a esta columna porque no sé si los distintos partidos han informado a sus respectivos grupos de jóvenes políticos de la situación que atraviesa la ciudad, y lo más importante, si llevan en sus carteras suficientes propuestas para atraer a algunas empresas industriales o de servicios que alivien la situación laboral de nuestros vecinos. Empresas que sean generadoras de empleo duradero y no como hasta ahora que han ido desapareciendo en un abrir y cerrar de ojos. Espero que mis palabras se entiendan como una esperanza para el futuro y como un deseo de ser la ciudad que fuimos no hace mucho tiempo atrás.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios