El pinsapar

Aviso a Feijóo

Las inversiones de Putin en partidos disolventes y en políticas populistas, pueden darle muy buenos resultados

Hablé ayer con mi amiga M. de los resultados electorales de Francia. Vive en París desde que tenía dos años, es una francesa completa con toda la España dentro. La llamé para darle la razón. Hace mucho que me dijo que mi paisana Ana Hidalgo no llegaría al 4% de los votos. No lo creía pero tenía más razón aún, no llegó ni al 2%, hundiendo al Partido Socialista en la insignificancia y, quién sabe, a la desaparición. Me resumió la situación, aunque hablamos largamente. La extrema derecha es el 30% del electorado francés y la extrema izquierda de Mélenchon, discípulo de Pablo Iglesias Turrión, es una locura que sube porque no comete allí los errores que cometió aquí Podemos. Así que hay como tres 30% y un resto de todas las cosas, el pozo en donde ha caído Ana Hidalgo, alcaldesa de París, por cierto.

Como su idea y creencia es que cuando un voto sale de un partido ya no vuelve, me avanzó que le aconsejen bien a Feijóo de esto porque puede ser la próxima víctima de VOX. La radicalidad y el populismo tienen esto que arrastra a la moderación hacia el descenso. Sin la solución de esta elección tan importante de Francia ya hay quienes piensan en España, como mi amiga M. Europa y la implosión podría ser la tesis. Cercada de enemigos, la Unión, el milagro surgido de la II Guerra Mundial gracias al no olvidado dolor y a la existencia de grandes líderes, hoy una de las islas democráticas del mundo, está en peligro. Las inversiones de Putin en partidos disolventes y en políticas populistas, pueden darle muy buenos resultados. Como toda esta impunidad para los atroces crímenes que comete en Ucrania. La receta es la de siempre: nacionalismos más populismos, divide y vencerás. Así mirado, Europa es un campo de minas. No hay país que no tenga en su seno el veneno con el que puede morir la libertad, la igualdad ni la fraternidad, aquellos ideales de la Revolución francesa.

Por eso M. me dijo lo de Feijóo, que lo que se va no vuelve. De hecho el vivero mayor de VOX llegó a las urnas desde el PP. El partido de la mayoría absoluta y el posterior de Rajoy y la corrupción está haciendo grande al partido que preside Abascal, tanto que algunos ven a Andalucía como el primer intento de saltar la pajereta. El mismo esquema que en Francia, los tres treinta por cierto y los restos para el diez por ciento restante. Cuando los ciudadanos huyen de la moderación y la centralidad aparece este cuadro espectral que ahora es Francia. Recuerda, Feijóo.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios