La corredera

antonio / morillo

Alternancia o bla, bla, bla

CADA vez que la tierra ruge, cunde la inquietud, la zozobra... ¿Qué va a pasar? Lo mismo sucedió dos veces en los pasados cincuenta años; y en épocas anteriores. Luego sale bien o sale mal. Ahora la situación es diferente, no hay tantos nubarrones en el horizonte. Pero la cosa está mal, mucho paro, emigra el dinero, las empresas temerosas ahuecan el ala, la clase política ha defraudado a unos y a otros y cuando estas circunstancias ocurren, se presta a que salga un salvador de la patria. O un partido que prometa el oro y el moro y con sonrisas y buenas promesas embauque al personal.

Por poner un ejemplo, dicen los que saben que la República española fracasó porque era un caos, porque se vivía en continua lucha entre unos y otros, porque iba de mal en peor y surgió el golpe de Estado, media España contra la otra media y la dictadura consiguiente. Y si se repasan otras épocas, los fascismos, los populismos europeos y sudamericanos del pasado y presente siglo, los estalinismos... todos tienen un preámbulo de paros, inquietudes, pesimismos y calamidades, propicios para la llegada de un mesías salvador.

¡Hombre! Yo no creo tanto, se pensará cualquiera. Y entiendo que tiene razón, pero, como dice José Mota: "¿y si sí?". Que en nuestro contexto es difícil una tremenda, pero algo parecido sí que es posible. O al menos unos años de medidas extremistas con las consiguientes calamidades. Y vuelta a empezar. Lo que se debe considerar es lo fácil que es para un demagogo, con coleta o sin coleta, aprovechándose de la situación caótica, embaucar al pueblo, para luego aplicar una política marxista o ultraderechista, aunque considero que a estas alturas en Spain un tejerazo es imposible. ¿Y lo otro?

P.D. Es muy fácil presentarse como alternativa. Pero ¿es alternativa el que quiere o el que puede? Dicho de otro modo: ¿es alternativa una política que rompa los parámetros de nuestro entorno europeo? Yo solo conozco en Europa gobiernos socialdemócratas o liberales. Más o menos es como decir que no tiran al monte. Y estas son las cosas que yo me planteo, para saber a quien votar, porque yo no quiero, aunque ahora se disfrace, un nuevo Franco ni de derecha ni de izquierda.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios