El Alambique

Juan Clavero

jclaverosalvador@gmail.com

Disfrutar la primavera

Estamos viviendo una primavera portentosa. A un invierno inusualmente seco le ha seguido un mes de marzo muy lluvioso, y uno de abril que, al menos, se ha portado. El campo ha respondido con una explosión multicolor. Los bosques, los pastizales y los parques urbanos se han cubierto de un manto de flores que nos regalan todos los colores y tonalidades imaginables. El amarillo pálido de los jaramagos, el intenso del botón de oro, el azul de las borrajas, el morado de las anagalis, el rojo de la zulla, el rosa y blanco de las jaras o el malva de la vinca; la generosidad de la naturaleza al alcance de todos.

Hay gente que no es consciente del privilegio que tenemos en Cádiz. Siempre hay posibilidades de recorrer y disfrutar del campo. Todas las estaciones tienen su encanto. En la sierra, campiña y litoral hay rutas para todos los gustos, y todas gratis. Un lujo.

La protección de la naturaleza y la declaración de espacios naturales fue duramente contestada por sectores políticos y empresariales retrógrados. Aseguraban que iban en contra del desarrollo. No sé a qué desarrollo se referían, si a la construcción y a la especulación urbanística sin control, es evidente que no nos llevó al progreso, sino a la crisis y al aumento de la pobreza. En definitiva, al desastre.

Ahora casi nadie pone en cuestión a los parques nacionales o a los parques y reservas naturales; no es políticamente correcto. Incluso el dirigente del partido que se ha opuesto a la declaración todos los espacios protegidos en Andalucía proclama ahora que va a promover una revolución verde; será el verde de golf. En la última década, la Junta de Andalucía no ha protegido ni un metro cuadrado de bosques, ríos, marismas o litoral de la provincia de Cádiz. Y han dejado desprotegidas zonas de tanto valor ecológico y paisajístico como las playas de Castilnovo y la Yerbabuena, bosques como la dehesa de Las Yeguas, el de mayor biodiversidad de la provincia, las mayores salinas de la Bahía de Cádiz e, incluso, siguen con la pretensión de urbanizar parajes naturales tan valiosos como Valdevaqueros, Los Lances o parte del pinar de Barbate.

Pero lo que no conseguirán es hacernos perder la ilusión por disfrutar de nuestra grandiosa naturaleza, de esta excepcional primavera.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios