Pintura

Una vista de Cádiz para aprender español en Francia

  • Un óleo de la plaza de San Antonio, de la pintora jerezana Cristina López Ramírez, es incluido en un libro de español para los estudiantes franceses de instituto

La vista de la plaza de San Antonio pintada por Cristina López Ramírez.

La vista de la plaza de San Antonio pintada por Cristina López Ramírez.

Cuenta la pintora Cristina López Ramírez (Jerez, 1974) que cuando de pequeña estudiaba las obras de los pintores en su libro de texto, se imaginaba lo que a ella le gustaría que un día los alumnos del futuro pudieran también ver sus cuadros en un libro escolar. Ha tenido que esperar unos años, pero lo ha conseguido y de la manera más inesperada. Así, un óleo que la pintora jerezana realizó de la plaza de San Antonio de Cádiz se ha incluido en un libro de texto de español para franceses que se estudia en los institutos del país galo. La obra se reproduce dos veces en el libro, y una de ellas junto a un cuadro de Pablo Picasso.

Esta pintura de la plaza de San Antonio, con una perspectiva tomada desde la acera que une las calles Rivadavia con Buenos Aires, pertenece a una colección de obras de pequeño formato, de 20x40, que Cristina López realizó para la galerista de Novo Sancti Petri María Aguilar. Estas obras fueron, en principio, un encargo para alguna institución alemana, como explica López Ramírez.

Posteriormente, la creadora jerezana volvió a pintar San Antonio desde el mismo punto, con la iglesia al frente, aunque incluyó un césped que por entonces habían colocado en la plaza y que le llamó la atención. Esta segunda pieza de la plaza gaditana fue de mayor tamaño y la logró vender a un particular para decorar un apartamento.

Apenas dos semanas después, la editorial francesa Bordas, que hace un par de años ya contactó con ella pero sin que fructificara nada, le preguntaron por la obra con la vista de la plaza de San Antonio interesados en incluirla en uno de sus libros de texto de español para franceses.

Página del libro en el que el óleo aparece junto a una obra de Picasso. Página del libro en el que el óleo aparece junto a una obra de Picasso.

Página del libro en el que el óleo aparece junto a una obra de Picasso.

Sorprendida por la petición, Cristina López creyó que la editorial se refería al cuadro grande, el que ella tenía más fresco en su memoria, pero su sorpresa fue mayor cuando comprobó que el interés se centraba en la pequeña obra que pintó años atrás por encargo de María Aguilar.

La pintora jerezana reconoce que no es capaz de poner en pie cómo la editorial llegó a tener conocimiento de la existencia de este óleo, pero también relata que esos detalles los consideró secundarios y que accedió a la petición de Bordas sin recibir nada a cambio: “Pensé que si pedía dinero, porque ellos me preguntaron cuánto quería, podían echarse atrás en sus intenciones. Y mi interés era que la obra se publicara. Por eso accedí sin problemas”.

El libro de español se estudiará en los institutos franceses durante los próximos cinco años, comenta la pintora, y en la obra su imagen de la plaza de San Antonio aparece dos veces con la correspondiente cita de la autora y la ciudad en la que se encuentra la plaza: una encabezando el capítulo tres del libro y compartiendo espacio con un cuadro de Pablo Picasso, y también en unos ejercicios prácticos ubicados al final del libro y en los que se hacen algunas preguntas relacionadas directamente con el óleo.

Delineante de profesión, Cristina López trabaja en el Ayuntamiento de Jerez. Su dedicación a la pintura, por tanto, no es enteramente profesional aunque dedica muchas horas del día a crear sus cuadros en los que Cádiz aparece con frecuencia. Además de San Antonio, Cristina López ha pintado también la Catedral, la plaza de la Constitución, el Teatro Falla... Fundamentalmente edificios y arquitectura urbana, quizás impulsada por su trayectoria profesional, aunque a veces aparecen también el océano gaditano o sus playas, siempre con algún edificio en un lugar preponderante del cuadro.

Con numerosas exposiciones individuales y colectivas a sus espaldas, en Cádiz ha expuesto sus obras, por ejemplo, en lugares como Santa Catalina, la sala Práctika, Unicornio y La Casapuerta. Su formación, que parte del dibujo lineal que domina gracias a su actividad profesional, la ha conseguido gracias a cursos y talleres con nombres propios del panorama artístico, como Fermín Villaescusa (de la que fue alumna durante varios años), Antonio López, Antonio Agudo, David Saborido, Alex Kanevsky, Golucho y Artem Rogowoi, entre otros profesores.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios