Exposición

La metáfora y la ironía de Chema Lumbreras se hacen arte en Unicaja

  • ‘La luz y la noche’ es el título de la exposición que el artista malagueño muestra en la sede de Cádiz de la fundación bancaria

Detalle de la obra ‘Vendrá la muerte y tendrá tus ojos’, con la muerte representada por un rata fuera de una trampa.

Detalle de la obra ‘Vendrá la muerte y tendrá tus ojos’, con la muerte representada por un rata fuera de una trampa. / Julio González

La vida y la obra de Tomás Meabe Bilbao (1879-1915), corta pero muy intensa, da para mucho. A su sobrino nieto, el artista malagueño Chema Lumbreras, le ha dado por ejemplo para alumbrar su exposición La luz y la noche, un conjunto de cerca de cuarenta piezas en las que la metáfora y la ironía se convierten en el hilo conductor de la vida de Meabe, fundador de las Juventudes Socialistas, y de su obra, Las fábulas del errabundo.

La muestra se inauguró ayer en la Fundación Unicaja de Cádiz, donde se podrá ver hasta el 10 de enero, con la presencia de Chema Lumbreras y de Ramón y Josefina de Unamuno, sobrinos nietos del escritor vasco y autor, el primero de ellos, de un texto sobre Tomás Meabe que se recoge en el catálogo de la exposición. Ejerció de anfitrión Javier Vela, representante de la Fundación Unicaja en Cádiz.

La exposición fue presentada a los medios por Chema Lumbreras pero también por Ramón de Unamuno, un profundo conocedor de la vida de Tomás Meabe que fue explicando la relación entre algunas de las obras de Lumbreras con episodios de la vida de Meabe, un vasco criado en una familia muy católica que fue perdiendo paulatinamente la fe y que, una vez se interesó por la política, optó por ser socialista, antinacionalista, pese a haber encandilado a Sabino Arana, y que pasó a la historia por haber sido el fundador de las Juventudes Socialistas, por pasar años en la cárcel y por vivir como exiliado en Inglaterra y Francia, antes de regresar a España para morir de tuberculosis, a los 36 años, en la miseria.

En el capítulo literario, fue autor de Las fábulas del errabundo, cuyos personajes se convierten también en protagonistas de la obra de Chema Lumbreras, que recorre los momentos de la vida de su tío abuelo, recordando su compromiso político y su apuesta por el proletariado y por los más desfavorecidos, a través de la metáfora, del humor y de la crítica a los poderes fácticos de la época: la iglesia, el ejército y el capital, de la misma manera que lo hizo en vida Tomás Meabe.

Así, en la muestra que se presenta en Cádiz se pueden ver obras como El ángelus, una acuarela en la que una rana que representa a un obispo se eleva desde un púlpito rodeado de corderos, dos gansos y la cabra de la legión.

También está la titulada No corras cuando oigas el canto de las sirenas, un dibujo de gran formato en tinta china, grafito y acuarela en la que aparece un grupo de jóvenes mineros españoles, muy jóvenes, que en el País Vasco eran conocidos despectivamente como maquetos, un término contra el que luchó Meabe.

O las ocho láminas de tinta sobre papel que representan ocho de las 60 fábulas que componen el libro de Tomás Meabe, y que encuentran de la mano de Chema Lumbreras una excelente representación plástica.

Y la instalación titulada Vendrá la muerte y tendrá tus ojos, con un gran fieltro situado en el suelo en cuyo extremo aparece la figura de un hombre enfermo (el propio Meabe casi moribundo), en el centro unos mendrugos de pan y en el otro extremo una rata (representando a la muerte) sentada sobre una trampa abierta y vacía que parece esperar la llegada de su víctima, esta vez humana.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios