Cultura

Un encuentro tratará los efectos de la represión franquista y el exilio

  • La cita, del 16 al 18 de julio, se enmarca dentro de los Cursos de Verano de la UCA · El seminario se cerrará con una mesa redonda sobre las particularidades que se dieron en la provincia gaditana

Como una luz intranquila, de baja potencia. Fueron las formas más sutiles de represión en la época franquista las que más exitosamente lograron insertarse en la sociedad española, en modos y asunciones que en muchos casos han llegado hasta hoy. Unas consecuencias que analizará la semana que viene el encuentro Represión y exilio, coordinado por la profesora Lola Lozano.

"La censura, el miedo a hablar y a expresarse libremente está, por ejemplo, mucho más presente hoy todavía en el Sur que en el Norte de España -explica al respecto la propia Lola Lozano-. Está también relacionado con el nivel cultural de los distintos territorios, y Andalucía, junto a otras regiones, tenía una serie de lacras que venían de atrás".

"Eso es lo que más ha quedado: el miedo a decir -insiste-. Pero también un retraso clarísimo a nivel educativo, cultural y científico". Una lacra, la intelectual, que se hizo sentir tan hondo como la de la represión con mayúsculas, de los campos de trabajo y las cárceles: "Entre los pensadores que se marcharon al exilio y las dificultades que encontraron los que se quedaron, el sistema educativo e intelectual español tiene unas secuelas que siguen estando presentes hoy en día: aún no se ha conseguido priorizar la educación y darle unas líneas claras".

El colectivo femenino fue uno de los más dañados por la mentalidad franquista: "La mujer estuvo marcada por unas pautas de conducta claramente dirigidas a ella, muy mediatizadas por la influencia de la Iglesia, el Nacional Catolicismo que luego pervivió", explica Lozano.

"Pese a las alarmas de los revisionistas -continúa la profesora, en referencia a los debates sobre la Memoria Histórica-, lo único que se pretende es saber qué pasó durante la Guerra Civil, en un bando y en otro. Ocurre que tras la guerra se instauró un régimen en concreto y se continuó con esa represión como una médula espinal del propio régimen, asentado en una violencia que pretendía mantener atemorizada a buena parte de la población. Estamos hablando, entonces -prosigue-, de dos represiones que comparten escenario durante la Guerra Civil y de una que se mantiene durante todo el régimen, aunque al final esté más matizada".

De todo estos aspectos, del sometimiento en el caso andaluz y de las experiencias de los exiliados, a nivel personal y político, se hablará en el seminario. Lola Lozano será, precisamente, la encargada de tratar la temática andaluza: una comunidad en la que, a diferencia de otras, la mitad de la región pertenecía al bando republicano y la otra, a los rebeldes, "lo que permite conocer la represión ejercida en los dos sectores", indica Lozano. Posteriormente, la dictadura permitiría a las oligarquías agrarias recuperar el poder que tenían antes de la II República, "con lo que se estableció en Andalucía una opresión tenaz, constante y bien organizada".

¿Se sentían huérfanos los exiliados españoles? "En gran medida -afirma la profesora-. O, mas bien, existía una gran soledad política entre quienes representaban la legalidad política en el exilio. Un sentimiento que se acentuaría a partir de la II Guerra Mundial". Para Lozano, resulta extraño que a estas alturas de la historia exista esa reticencia a "querer saber".

"Ya se ha demostrado -razona- que la única forma de intentar salir de este tipo de hechos es hablándolos. Y no es la gente mayor la que no quiere mirar atrás (hay muchos que no quieren tener más datos, o aún tienen miedo o no quieren admitir lo que pasó), sino que también se da entre las nuevas generaciones. Al contrario que hace años, ahora está muy de moda la historia antigua en vez de la contemporánea. Son minoría los que realmente se interesan por lo reciente, cuando sólo mirando hacia atrás se puede distinguir quién dice la verdad y quién la retuerce".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios