Cultura

"Este disco soy yo, sin barreras ni censuras"

  • David Palomar presentó ayer su segundo trabajo, 'La Viña. Cantón Independiente', que firmará el sábado en El Melli

La Viña. Cantón Independiente es el disco que David Palomar quería hacer. El que recoge todas y cada una de sus inquietudes y ambiciones. Flamenco del "que se moja", del siglo XXI, accesible a todos, "sin barreras ni censuras". Porque el flamenco de Palomar es localista, pero universal y así lo reivindicó ayer en el transcurso de la presentación de este segundo álbum en la sede de Canal Sur.

De la mano de Javier Osuna, como representante de la radio televisión andaluza y de Antonio Hermida, de Bujío Producciones, el joven cantaor se introdujo en cada uno de los detalles de este trabajo vitalista y lleno de alegría que adopta toda su razón de ser desde una colorida y metafórica portada donde Palomar corona el carácter universal de la disciplina que tan bien representa. "La Viña. Cantón Independiente parece un título muy localista, que también lo es, porque yo soy de Cádiz, pero he vivido en la Viña y me gusta contar lo que he siempre he visto en mi barrio. Pero también es universal, republicano desde el punto de vista energético, que no político, porque no me he querido limitar. Digo lo que pienso", explica David Palomar, en referencia al original título y portada de su disco, con fotografía de Pedro Sara.

En ella figura como el triunfal Baco de Velázquez que, bajo una estética actual, aparece coronando a una prostituta y rodeado de todo tipo de personajes que van desde el poeta, la pija, la transformista, el marinero... "Todo el mundo tiene cabida en la Viña y en mi música, que la hago para todos".

En este sentido el "ya consagrado artista", como bien dijo Javier Osuna huyendo de convencionalismos que hablan de "jóvenes promesas", ha tenido claro desde los orígenes de este proyecto qué camino debía tomar. "El flamenco es un arma de comunicación y eso he pretendido, comunicarme a través de él. Pero para hacerlo hay que renovar los textos, hay que mojarse porque, si no, es una música muerta", asevera.

Y por eso ha publicado este disco tal como lo siente. Con Cádiz de fondo y el flamenco del siglo XXI en primera plana. Un disco "que aglutina todas las formas de entender el flamenco en Cádiz", comentaba Antonio Hermida. "Completo y rico", añadía. Donde tienen cabida las bulerías, las rumbas, cantiñas, temporeros, tientos, malagueñas, tanguillos, sevillanas y hasta un homenaje al rock andaluz.

Un compendio del alma de Palomar que ha contado con la inestimable colaboración de "muchos amigos, de un repertorio de músicos muy válidos", en un trabajo que ha sido coproducido por Keko Baldomero y Ricardo Rivera. Moraíto chico, Daniel Méndez, Daniel Morán, Rafael Rodríguez, Sergio Monroy, Jesús Ladilla, Javier Katumba, Anabel Rivera, May Fernández, Toñi Nogaredo, Reyes Martín, Marce, entre otros, completan esta nómina de colaboradores que el joven flamenco quiso tener presente en el acto.

No deja pasar la ocasión el cantaor para referirse a las "preciosas sevillanas" escritas por Jesús Bienvenido, autor también de unos tanguillos que se remontan a la época del asedio y que, desde un toque de humor muy carnavalero, relata la carta que un francés escribe a Napoleón. También se hizo eco de la granaína que bajo un formato más acústico y jazzístico recoge el disco, de igual modo que la temporera que con la estructura melódica de Valderrama, aporta su visión política de la actualidad. "También refleja mi toque chichero y grequero, en un homenaje a los 80. Porque también he bebido de ellos, como de Camarón", se sinceró.

Porque, ya lo decía desde un principio, La Viña Cantón Independiente no es más que un cúmulo de inquietudes que extiende sus tentáculos por todas las superficies susceptibles de convertirse al flamenco. "Éste es un disco que he hecho para que lo entienda todo el mundo". Desde la Viña, Cádiz, para el resto del Universo. Un disco que firmará el sábado el Discos El Melli, en la plaza de Abastos de Cádiz, y que presentará en la temporada de invierno del Teatro Falla, tras los carnavales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios