Cultura

El diputado doceañista que llevó la primera imprenta a Texas

  • El profesor de la Universidad de Houston, Nicolás Kanellos, ingresa hoy en la Academia Hispanoamericana con una conferencia sobre José Álvarez de Toledo

Viajar de Houston a Cádiz, en 2009, lleva 20 horas de trayecto y un jet lag importante. El trayecto inverso, a comienzos del XIX, debía ser impensable. "Exactamente -relata Nicolás Kanellos-, se iba de Londres a Philadelphia, y de ahí a Nueva Orleans y, de allí, a Texas". Ese fue, al menos, el recorrido que realizó el diputado doceañista José Álvarez de Toledo, en un viaje que lo llevó hasta el interior de Nueva España para instalar en Texas la que sería su primera imprenta. Su periplo ilustra esta tarde el ingreso del hispanista Nicolás Kanellos en la Academia Hispanoamericana.

"La de Álvarez de Toledo fue una figura revolucionaria -comenta el historiador-. Masón, desilusionado por la traición a los principios liberales de las Cortes de Cádiz, entró a formar parte de la sociedad secreta de los Caballeros Racionales. Estas sociedades le sirvieron de red de comunicación. De hecho, tenía relaciones con tanta gente, de tan diversas nacionalidades, que todos creían que era un espía".

El diputado fue consciente, desde el primer momento, de la importancia de la imprenta en las revoluciones y por eso la llevó a Texas. De esa imprenta saldría el primer número de La Gaceta de Texas, llamando a la insurrección. En el segundo, reclamó la identidad mexicana pasando a llamarse El mejicano. La chispa prendió bien: en siglo y medio hay control bibliográfico de 2.000 publicaciones hispanas.

"Pero la base del destino manifiesto estadounidense se basaba en el racismo y por eso no se podía reconocer la existencia de una infraestructura cultural hispana: ni periódicos, ni bibliotecas, ni teatros, ni las escuelas públicas de Texas y California", explica Kanellos.

Los valores constitucionales que, por ejemplo, proclamaba Álvarez de Toledo no tenían nada que ver con los estadounidenses, que negaban los derechos básicos a mujeres y población de color. "De hecho, en la Convención Constitucional de California -indica el académico-, los hispanos defendían que todo el que se había considerado ciudadano mexicano fuera considerado ciudadano de EE. UU. Un derecho que terminaron reconociéndoles".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios