Coronavirus: Restricciones de la Junta en Cádiz

Las salas de espectáculos reinventan sus horarios para sobrevivir

  • La Sala Serendipia opta por hacer matinales los fines de semana mientras que el café teatro Pay Pay celebrará sus espectáculos a las 15.30 horas y El Pelícano en dos pases

Una vista del café teatro Pay Pay.

Una vista del café teatro Pay Pay.

La cultura, una manifestación "no esencial" para los gobiernos central y autonómico, busca las fórmulas para reinvertarse en un escenario en el que las 18.00 horas marcan el fin de cualquier actividad de este tipo. En este sentido, las salas de música en directo de la ciudad tales como el veterano café teatro Pay Pay, la más joven Serendipia y El Pelícano, que cuenta con terraza, intentan adaptar sus programaciones para sobrevivir.

Paloma García, gerente del Pay Pay, informa de que la programación de noviembre "continuará celebrándose porque aunque sea un desastre económicamente, más desastre es cerrar". Así, los conciertos de este establecimiento, uno de los estandartes privados de la cultura gaditana, pasarán a celebrarse sábados y domingo a las 15.30 horas. "Los que teníamos programados el sábado cambian de hora y los que se celebraban el viernes pasan al domingo", aclara García sobre una programación que "normalmente nosotros tenemos cerrada con dos meses de antelación.

"Con incertidumbre", "mucha incertidumbre", viven la situación desde la calle Silencio que recuerdan que "ahora nos adaptamos a esta situación de alerta grado tres pero somos conscientes de que si llegamos al siguiente grado pues tendríamos que cerrar, al igual que los teatros", baraja García que comprende "la complicada situación sanitaria", "y eso es lo primero", apuesta, pero "también hay que tener en cuenta que estamos demostrando desde nuestra área que la cultura es segura y que cumplimos con todas las medidas de seguridad que el momento requiere". "De echo -explica- hemos celebrado desde el 19 de junio 61 espectáculos en el Pay Pay y no hemos tenido ningún problema, ningún brote, nada, en ninguno de ellos".

Ana Collantes, desde la joven Sala Serendipia, que abrió sus puertas el pasado mes de julio muestra su "indignación" por la situación que estamos viviendo "y cómo la cultura está siendo tratada injustamente y como algo no esencial".

La gerente, "muy enfadada" porque las medidas adoptadas no se acompañan "de soluciones" para el sector, ha decidido optar por hacer matinales en Serendipia. "Es una pena porque nosotros estábamos programando unos 4 o 5 espectáculos cada semana y ahora pues sólo haremos los sábados y domingos", se lamenta.

Exactamente, a partir de "las 12.00 o 12.30" comenzarán las propuestas en Serendipia que los sábados estarán ligadas a los espectáculos cabaret y misterios con almuerzo (antes eran cena misterio); mientras que el domingo "estamos barajando hacer un programa de Flamenco que se llamará vermú & berza, que es algo que se lleva realizando en Madrid desde hace tiempo y tiene bastante buena acogida", explica sobre un programa compuesto por un recital flamenco y un almuerzo "a base de berza o menudo, ese tipo de propuesta".

Tanto García como Collantes coinciden además en el golpe que supone el cerco perimetral por municipios puesto que "eso limita el público y sólo podemos contar ya con la gente de Cádiz".

"Yo estoy dispuesta a volver a apretar un agujerito más de mi cinturón pero lo peor es cuando llegue el día 23, ¿qué?, ¿cierran la hostelería? Es que esto de reinventarse cada 10 o 15 días es horrible. Lo haremos, claro, pero es insostenible cuando hablamos de programaciones y después te hablan de ayudas en los titulares y es mentira porque luego lees y no te puedes acoger a la mayoría... De todas formas, yo no quiero ayudas yo quiero soluciones reales a estas restricciones reales y que pongan medidas, de una vez por todas, para impedir que tantas familias se vayan a pique", se queja Collantes.

Desde El Pelícano MusiCafé se respira el mismo espíritu: "de 150 conciertos al año, hemos pasado a celebrar sólo uno en todo 2020".

Eduardo Sánchez-Vallejo, gerente de la programación, reconoce que la facturación de la sala del paseo del Vendaval "ha bajado un 85%" al reducir tanto los conciertos como el alquiler de la planta superior para eventos. "La terraza, los días que hace sol, es con lo que podemos sobrellevar la situación", explica.

Por ello, se había vuelto a animar a programar y, de hecho, este fin de semana, tienen previsto el concierto de El Jose. "Sigue adelante, sí", confirma Sánchez Vallejo que habla de un cambio de horario y un doble pase. Así se celebrará una doble cita, una a las 13.00 horas y otra a las 16.00 horas, para que tanto artista como establecimiento puedan aprovechar al máximo la jornada. "Y, con todo, no sabemos cómo va a funcionar, si el público va a querer acudir a iniciativas como ésta a la una de la tarde", valora.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios