Cultura

El actor cómico Quique Camoiras muere en Madrid a los 84 años

  • Retirado de los escenarios desde 2007, triunfó a mediados del siglo XX con sus múltiples actuaciones teatrales

El actor madrileño Quique Camoiras falleció el jueves por la tarde en Madrid, a los 84 años, a causa de un derrame cerebral por el que estaba hospitalizado desde hace una semana en el hospital Montepríncipe, informó ayer la portavoz de la familia, la actriz Marta Valverde. Camoiras, que actuó por última vez en 2007, padecía desde hace tiempo "un cuadro complicado respiratorio", que se sumaba a la diabetes.

Quique Camoiras dijo cuando se retiró de los escenarios que quería ser recordado como "un cómico que quiso hacer reír", algo que quedó patente en sus más de 60 años de carrera sobre los escenarios.

Nacido en la madrileña calle de la Corredera Baja en año 1928, fue hijo de un linotipista y pisó por primera vez un escenario a los diez años, como bailarín de claqué en la obra Shangai 1938, y posteriormente estudió solfeo, piano y declamación en el Conservatorio de Madrid, además de cursos de baile en una academia.

La guerra civil española la vivió en Madrid y Valencia, donde actuó para el denominado Socorro Rojo Internacional.

En Valencia trabajó en el Patronato, un grupo de aficionados al teatro, y ya de vuelta en Madrid, en 1939, debutó en el teatro Fontalba en un espectáculo de variedades, zarzuela y clásicos con el que recorrió las provincias españolas durante un año.

En 1947 formó pareja de payasos musicales con su hermano Paco, pero se vio obligado a interrumpir este trabajo para realizar el servicio militar en Melilla, donde participó en varios grupos teatrales junto al también cómico Juanito Navarro.

Durante 14 años alternó las tablas con su trabajo de administrativo en el Instituto Nacional de Previsión (el actual Insalud).

Su primera intervención en una comedia tuvo lugar en la compañía de Tina Gascó, interpretando a un botones, y su debut como protagonista, en la obra de Antonio Paso Qué solo me dejas.

En 1952 comenzó a trabajar en el género de la revista, estrenando en el Teatro de la Zarzuela la obra Piernas de seda, con la que obtuvo un gran éxito, lo que le supuso la firma de un contrato para actuar en el teatro Martín.

Fue en este escenario donde se fraguó su carrera teatral, hasta alcanzar la cabecera de cartel, que mantuvo durante 25 años, doce de ellos de modo ininterrumpido en el teatro de La Latina.

Así, siendo ya un cotizado primer actor y director y habiendo pasado por todos los grandes teatros de la capital y del resto de España, Quique Camoiras se decidió a montar su propia compañía, con Lilí Larsson como primera vedette.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios