Cultura

Miranda acciona el "disparador de recuerdos" de Alcances

  • El crítico presentó ayer en el centro Reina Sofía su libro 'Crónicas alcanceras'

"Me gustaría que Crónicas alcanceras fuese una especie de disparador de recuerdos". Javier Miranda lo pretende. Y lo consigue. El autor del libro homenaje del 40 aniversario de Alcances inventó cien y una metáforas sobre el espíritu de su obra durante la presentación que tuvo lugar ayer en el centro cultural Reina Sofía.

No estuvo solo. Amigos y alcanceros de pro se dieron cita en el antiguo Gobierno Militar para acompañar al crítico de cine. En la mesa, la concejala Carmen Sánchez, el director de Diario de Cádiz, Rafael Navas, y la coordinadora de la Muestra, Vega López, escoltaban al escritor que tuvo palabras de agradecimiento para todos ellos. No estuvo solo. Y quien no estuvo dejó impreso su sentir. Así fue el caso del escritor y periodista Juan José Téllez que envió un bello texto que leyó el técnico de Cultura Fernando Osuna. "Alcances nació con el espíritu del 68 como el propio Miranda", escribía Téllez, reproducía Osuna, sonreía Miranda.

"Alcances es parte del Diario y el Diario es parte de Alcances. Prueba de ello es este libro de vivencias de las que ha sido testigo el Diario", agradecía Navas al autor y crítico de Diario de Cádiz que es "parte de la casa".

Todos los presentes coincidieron en el acierto del escritor en la manera de entretejer los cuarenta años de vida de la Muestra. "Todo un reto", confesó Miranda, ya que, como apuntó Navas, "este no es un libro de la historia de Alcances sino de las historias de Alcances".

Y es que, como bien dijo el autor de Crónicas alcanceras, "hay dos formas de celebrar los cumpleaños: ver las fotos en orden riguroso o verlas en desorden cronológico, reconstruyendo entre todas ellas el pasado y forzando la unión de recuerdos, como puertas que se van abriendo, llamándose una a la otra". Sin duda, Miranda se lanza a la aventura de tender puentes, de rescatar y reordenar el tiempo conjurando al pasado en el presente. Analiza la historia para transportarla viva, brillante y cercana. No es un libro definitivo, no, el autor así lo quiere: " Los libros definitivos sólo se hacen sobre cosas ya muertas y es de desear que Alcances nunca se vea en esa tesitura".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios