Danza

Larga vida a 'Cádiz en Danza'

  • El Festival Internacional de Danza Contemporánea llega a su mayoría de edad con un balance muy positivo

Una imagen de la coreografía 'Pink Fish' de la compañía Ana Borrosa (Cataluña / Andalucía). Una imagen de la coreografía 'Pink Fish' de la compañía Ana Borrosa (Cataluña / Andalucía).

Una imagen de la coreografía 'Pink Fish' de la compañía Ana Borrosa (Cataluña / Andalucía). / Lourdes de Vicente / Cádiz en Danza

El sábado de este fin de semana, en el Gran Teatro Falla, el público puesto en pie aplaudía fervorosamente el magnífico y trepidante trabajo del coreógrafo madrileño Jesús Rubio. Coproducido por el Mercat de les Flors y los Teatros del Canal, con seis bailarines catalanes y seis madrileños, su Gran Bolero clausuraba la XVIII edición del Festival Internacional Cádiz en Danza. La muestra, celebrada este año del 8 al 15 de junio, ha alcanzado su mayoría de edad, y a juzgar por la respuesta del público, su consolidación definitiva.

No hay que olvidar que Cádiz en Danza ha ido evolucionando de abajo a arriba desde que nació, como una sencilla extensión del sevillano Mes de Danza (con Fernando Lima al frente y más tarde con María González, su actual directora), con el patrocinio del Ayuntamiento de Cádiz si bien, en estos 18 años, ninguno de sus dos alcaldes se ha dejado ver demasiado por la muestra.

Al frente del festival, que ha contado con 31 compañías y 40 funciones en 4 teatros y 9 espacios urbanos, está José Vélez, que es además el coordinador de todos los teatros gaditanos. Francamente satisfecho por el éxito de la edición recién clausurada, declaraba a este medio: "Yo soy un funcionario del Ayuntamiento y no olvido en ningún momento que trabajo para la ciudadanía, un público muy heterogéneo con unas circunstancias muy determinadas".

Más de 30 compañías, nueve de ellas internacionales, han llenado de movimiento durante este fin de semana las calles de Cádiz

"Por eso no hemos pretendido nunca hacer un festival elitista ni dejar de implicar al sector dancístico de la ciudad, que cada año se encarga de inaugurarlo", continuaba José Vélez antes de añadir: "Este año, el día 8 de junio, en la Plaza de la Catedral, lo hicieron los alumnos del centro de danza El Garaje y los del Conservatorio de Danza Maribel Gallardo, que por cierto el año próximo introducirá los estudios de Danza Contemporánea. Pero con los años creo que Cádiz en Danza ha ido adquiriendo una serie de líneas estructurales que contribuyen a definirlo con mayor claridad y coherencia. Por ejemplo, este año hemos dejado la sala Central Lechera, además de para los niños, para las propuestas más arriesgadas".

La Central Lechera, en efecto, ha acogido el ciclo Sólo ellas, un conjunto de interesantes propuestas de creadoras tan diferentes como Mónica García y la veterana Ana Vallés, de Matarile Teatro (Galicia), la bailaora jerezana Leonor Leal, en complicidad con María Muñoz (Mal Pelo), Nuria Guiu, Bárbara Sánchez, Rita Góbi (Hungría) o las francesas Sandrine Maisonneuve y Leïla Ka.

También citaba Vélez su intención de mostrar cada año, por un lado, el trabajo de los grandes maestros y maestras de la danza; por otro, el de los que ahora se encuentran en su cénit profesional y, finalmente, el de los artistas emergentes cuya trayectoria hay que seguir con atención y acompañar en la medida de las posibilidades.

Un instante de 'Escrito en el aire', uno de los espectáculos presentados por Cesc Gelabert. Un instante de 'Escrito en el aire', uno de los espectáculos presentados por Cesc Gelabert.

Un instante de 'Escrito en el aire', uno de los espectáculos presentados por Cesc Gelabert. / Lourdes de Vicente / Cádiz en Danza

Entre los veteranos, la presencia más significativa sin duda ha sido la de Cesc Gelabert, que encantó literalmente al público con dos de sus trabajos: Escrito en el aire, creado en complicidad con el escritor y pintor francés Valère Novarina (el día 9 en el Teatro La Tía Norica) y una breve y peculiar Soleá, creada por un envite de Israel Galván a partir de le célebre soleá del bailaor El Güito, que se presentó en el vestíbulo del Teatro Falla.

Otro hecho destacable es la escasez de compañías andaluzas y el aumento de las extranjeras, nueve en esta edición y, entre ellas, dos orientales: una magnífica propuesta callejera china de Zhiren Dance Company y otra de la compañía de Corea del Sur Eun–Me–Ahn, que actuó en el Teatro Falla. Propuestas que llegan casi siempre a través de Más Danza, el prestigioso certamen canario que se ha convertido en los últimos años en el mayor escaparate español de la danza coreana. A este propósito, Vélez elogió calurosamente a la red Acieloabierto.

La compañía surcoreana Eun-Me-Ahn presentó con gran éxito su espectáculo en el Gran Teatro Falla. La compañía surcoreana Eun-Me-Ahn presentó con gran éxito su espectáculo en el Gran Teatro Falla.

La compañía surcoreana Eun-Me-Ahn presentó con gran éxito su espectáculo en el Gran Teatro Falla. / Francis Jiménez / Cádiz en Danza

"La red y el circuito que se ha creado son un auténtico regalo para este país ya que permiten mantener un diálogo constante entre los distintos festivales de nuestra geografía un propiciando un mayor conocimiento y un mayor flujo de artistas. Y, sobre todo, carece de intereses que no sean los puramente artísticos", explicaba Vélez.

Finalmente, se podría concluir que las calles y las plazas siguen siendo, junto a la pieza corta, los grandes protagonistas tanto de de Cádiz en Danza como de casi toda la danza contemporánea española. Una fórmula que resuelve según Vélez, el "poco músculo que posee el sector en Andalucía y en otras regiones", da visibilidad a los espacios de la ciudad y evita que muchos ciudadanos, aún no acostumbrados a asistir a espectáculos de danza, tengan que pasar por taquilla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios