Cultura

El Freek Fest recupera el espíritu del rock en El Puerto de Santa María

  • Rockeros de toda Andalucía se citan hoy en el estreno de la cuarta edición del Festival

El único ritmo del Freek Fest es divertirse. Para esta cuarta edición si se cumple ese objetivo, no hay motivos para no saltar en el tiempo y atraer a la mente vinilos, chamarras de cuero, tupés o los movimientos armónicos de un rock and roll que grita que nunca ha dejado de existir y nunca, recuerda, ha dejado de fulminar los convencionalismos sociales. Después de dos años, la cita rockera vuelve a El Puerto de Santa María "con un cartel muy atractivo" como comenta Tali Carreto, responsable de prensa del Festival, y con la consolidación de uno de los eventos del verano más esperados para la familia del rock and roll.

Y es que en la última edición, en 2011, se decidió sustituir el formato anual por el bienal. El Monkey Week se ha comido el espacio virtual que compartían y ha dejado al Freek Fest como una reunión familiar, un lugar donde una vez cada dos años, reencontrarse, aparcar rencillas ocasionadas en los foros rockeros, o de volver a mirar si aquellos dos, los que se ponían en el centro de la pista de baile, siguen teniendo el swing de antaño.

Para esta ocasión, el Freek Festse reparte en dos días consecutivos. Hoy se celebra la bienvenida en la sala Mondongo a las doce de la noche, en la que actuará La Fuga de los Bike, con su habitual inclinación teatral en el escenario, donde mezclan interpretaciones de antiguas versiones de rock traducidas al español con una función teatral cuajada por la más hilarante carcajada, llevando al escenario a una banda de presos que acaba de huir de una cárcel del Misisipi. Atentos al desenlace de este cómico show y a las cadenas y grilletes capaces de transformar un objeto represivo en sonidos de percusión estrambótica.

Mañana, a partir de las tres de la tarde, olvidada ya la resaca, el cocinero Moe, miembro de Los Little Cobra, ofrecerá al público, esta vez, en la sala Milwaukee, el complemento vitamínico perfecto para seguir con la juerga: unos fideos a la marinera. A partir de ese momento, la tarde hará como el tiempo, seguir hacia adelante. Y uno tras otro, cada grupo buscará hacer mover las caderas como ya pocos saben. Los Twangs, Fabuloso Combo Espectro, The Government, Furia y Salvaje Montoya.

Ellos han sido los elegidos. "Son los que hacen que el Festival tenga un nombre. Algunos son grupos de fuera con muchísimo tirón con los que pegarte el sábado entero enredado. Al final, lo que se busca es que la gente lo pase bien, el cachondeo", afirma Tali Carreto.

El responsable espera que el ambiente familiar sea el desencadenante para que haya un lleno absoluto, tal y como lo hubo en la última edición, en el que se congregaron unas 230 personas. Además de las bandas que actúan, Tali Carreto recuerda que hay muchas sorpresas esperando a los asistentes: "Ya el año pasado decoramos la sala en plan hawaiano y en la entrada regalábamos collares para que el público entrase en el ambiente".

El evento, organizado por Rock Action Sur y Mono Monete, cuenta en su cartel con reconocidos djs ochenteros capaces de destripar vinilos y extraer de ellos los apéndices musicales más reconocidos. Entre ellos, hoy actuará Dj Phillip, y mañana sábado habrá una selección variopinta para disfrutar de todos los estilos: una doble sesión de los djs Deborah Devobot, Reyes Estrada y Antuán.

La venta de entradas transcurre con calma pues "gran parte de la gente que viene suele comprarlas el último día en la puerta", cuenta el coordinador de comunicación. El presupuesto, por otra parte, baja este año pero se subsana con "acuerdos con los hoteles para alojar a los grupos o con patrocinadores como Jagermeister que reparte chupitos de forma gratuita. Realmente no contamos con un presupuesto desmesurado, pero tampoco hay un ánimo lucrativo como tal en el Festival, no vamos a forrarnos", sentencia Tali Carreto.

La espera se hace eterna. Rockeros del sur, llegados desde otros puntos de Andalucía, comenzarán esta noche a retraer la mente hacia una música que nunca se apaga. El Freek Fest la hace llegar y se transforma en tradición para como dice Tali Carreto: "En vez de deporte, hacer barrigas".

A 15 euros la entrada anticipada y 18 en taquilla, que nadie dude de que hoy comienza, como ellos llaman, "el sarao del verano".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios