Exposición de la Asociación Olín en la Casa de Iberoamérica El Día de Muertos mexicano mantiene su vigencia en el año más trágico

  • Hasta el 30 de diciembre se expone en la Casa de Iberoamérica una muestra sobre el culto a los difuntos en México que está dedicada a las víctimas de la Covid

Una fotografía de Ricardo Maldonado de ‘la catrina garbancera’, icono creado por José Guadalupe Posada y popularizado por el pintor Diego Rivera.

Una fotografía de Ricardo Maldonado de ‘la catrina garbancera’, icono creado por José Guadalupe Posada y popularizado por el pintor Diego Rivera. / Julio González

En cualquier otra época inaugurar una exposición sobre el Día de Muertos mexicano un 29 de noviembre resultaría extemporáneo pero en este retorcido 2020 la sombra alargada de la muerte cubre todo el calendario. “Es triste que la vigencia de esta exposición llegue hasta aquí, por ello queríamos dedicarla a todas las víctimas de la Covid, además de a todas aquellas personas que han muerto este año por otras causas”, explicaba Gabriela Alejo, presidenta de la asociación de Mexicanos en Andalucía Olín que junto a la municipal Casa de Iberoamérica han organizado la exposición Una mirada hacia la muerte, con imágenes del fotoperiodista Ricardo Maldonado Garduño.

Una exposición subtitulada Altares, ofrendas y catrinas, compuesta por unas 80 fotografías en la que su autor retrata la colorida e icónica fiesta mexicana que, como quiso aclarar Alejo, “no se basa en un culto a la muerte sino en un culto a la vida de nuestros difuntos”. Un espíritu vitalista que se refleja en las instantáneas de Maldonado que desde México (donde eran las seis de la mañana) entabló una pequeña videoconferencia con la gaditana Casa de Iberoamérica donde ayer se inauguró su muestra, que se podrá visitar hasta el 30 de diciembre.

El fotoperiodista mexicano Ricardo Maldonado, autor de la exposición, en videoconferencia durante la inauguración. El fotoperiodista mexicano Ricardo Maldonado, autor de la exposición, en videoconferencia durante la inauguración.

El fotoperiodista mexicano Ricardo Maldonado, autor de la exposición, en videoconferencia durante la inauguración. / Julio González

En su breve intervención, Maldonado, también miembro de la asociación Olín, quiso agradecer “el esfuerzo” de Gabriela Alejo por sacar la exposición adelante, además de “a las instituciones como Casa de Iberoamérica y Ayuntamiento de Cádiz”, reconoció, para después desear al público que “disfruten” de estas imágenes en las que pone en valor “las costumbres y tradiciones” de un territorio donde se mantiene esta manifestación que fusiona la cultura prehispánica con la herencia española.

Así, durante el recorrido por la exposición guiado por Alejo, se puede observar “el lugar donde comenzó todo”, la iglesia de San Andrés de Mixquic, que se levantó en el lugar donde antes existía un templo prehispánico, además de ejemplos de “sincretización” de ambas tradiciones (la disposición de las calaveras en escenas enmarcadas con cruces cristianas, por ejemplo).

Ochenta fotografías divididas en dos partes. Una primera donde se enmarca la tradición propiamente dicha: los altares, las noches en los cementerios velando a los que ya no están, compartiendo la comida con ellos...; y una segunda mitad en la que toma protagonismo el pasacalles del Día de los Muertos, una tradición más reciente aunque con apoyo multitudinario ya que acuden personas “de las 32 provincias de México más el distrito federal”, va explicando la presidenta.

Gabriela Alejo, presidenta de la Asociación de Mexicanos en Andalucía Olín, en un recorrido por la exposición. Gabriela Alejo, presidenta de la Asociación de Mexicanos en Andalucía Olín, en un recorrido por la exposición.

Gabriela Alejo, presidenta de la Asociación de Mexicanos en Andalucía Olín, en un recorrido por la exposición. / Julio González

Una exposición cuya inauguración culminó con una muestra de la actualización de algunos platos típicos del Día de los Muertos –tartar de nopalitos, brioche de mole con frijolitos, carrillada axiote...– realizados por los alumnos de la Escuela de Hostelería de Cádiz, donde también estudia Alejo que agradeció a sus compañeros la implicación.

Una exposición, Una mirada hacia la muerte, que es también una mirada hacia la vida, en estos tiempos donde saber encarar bien una y otra tanta falta nos hace.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios