Patrimonio de Cádiz

Borrón y cuenta nueva para la Casa del Obispo: el futuro proyecto

  • 'Diario de Cádiz’ visita el yacimiento que luce en muy mal estado pero que conserva bien sus restos

  • El Ayuntamiento va a adecentarlo para sacarlo a licitación

Así luce el tramo final de la Casa del Obispo

Así luce el tramo final de la Casa del Obispo / Julio González

"En la Casa del Obispo vamos a hacer borrón y cuenta nueva, no vamos a buscar culpables, ni a perder el tiempo en averiguar por qué está así, porque lo verdaderamente importante es que los restos arqueológicos están bien y ahora vamos a adecentar todo para sacarlo de nuevo a concesión pública, a partir de un informe de un proyecto básico que ya está en manos de la delegación de Urbanismo”. El que habla es el concejal de Patrimonio del Ayuntamiento de Cádiz, Paco Cano, que por primera vez abre las puertas de este potente yacimiento arqueológico a Diario de Cádiz, casi siete años después del cierre y su anhelada recuperación a finales de marzo. Ya entonces respiraron tranquilos una vez pusieron un pie en el recinto, pues lo encontraron aparentemente echo polvo, pero perfectamente conservado en lo verdaderamente importante: los vestigios romanos y medievales que aguardan el recorrido.

La declaración del edil responde al estado que presentan algunos de los tramos que parecen haber sido sacudidos literalmente por un terremoto. Techos de escayolas totalmente derrumbados –en más áreas que la denunciada en su día por la concesionaria Monumentos Alavista por posibles filtraciones de humedades–, zonas desprovistas de barandas de seguridad, paneles informativos lumínicos arrancados, abiertos o destrozados, etc. “Del continente no se salva casi nada, pero del contenido todo”. Son las palabras más esperadas tras años de cierre y litigios entre la concesionaria y el Consistorio gaditano, y las pronuncia nada menos que una de las personas que lo excavó, Pepe Gener, arqueólogo municipal. “En ningún momento hay que restaurar, ni recuperar, pues no se ha destruido nada”, explica. “Se trata más bien de labores de limpieza que tendría que realizarse con aspiradores industriales, pues está muy sucio, y del mantenimiento propio de cualquier yacimiento”.

Incluso las paredes de todo el recorrido lucen bien, “un poco de humedad como en cualquier finca de Cádiz con este tipo de problemas y algún desconchón, pero nada grave”, comenta mientras avanzamos en un recorrido entre la penumbra y la oscuridad, según la luz natural que se iba colando por las oquedades y ventanales, “pues el sistema eléctrico también está en mal estado”.

Nada más acceder al enclave nada pinta tan mal, pues la estancia inicial que abraza la cisterna de época romana republicana del siglo II está en buenas condiciones, salvo en las pasarelas de cristal que guía el recorrido, que ya hace años tenían un aspecto deslucido y que la anterior concesionaria achacaba a las obras de Entre Catedrales. Los restos que dan continuidad a esta cisterna bajo el sistema de pasarelas, que son todas las construcciones subterráneas de época romana excavadas en la roca también están en buen estado. Entre ellos, el criptopórtico romano, así como la zona de restos medievales más adentrada en las salas laberínticas que conforman la Casa del Obispo, o la zona de corrales del antiguo palacio episcopal. Es más adentro cuando aparece el desastre, los techos desplomados sobre los restos arqueológicos, barandillas quitadas, cableado suelto, todo un revuelo que no lo es tanto cuando hablan Gener y Cano.

Concretamente la zona más caótica es la que discurre al final del recorrido, la que está anexa “al basamento de lo que fue un importante edificio romano, un templo quizás, donde incluso se observa el placaje del mármol que lo cubrió” y a la cisterna romana republicana con techo a dos aguas del final del trayecto, que es la zona pegada a la antigua puerta de salida y de conexión con Entre Catedrales. Pero por suerte todo está muy conservado, pese a todos los desprendimientos, “que son extraños porque no hemos visto huellas de humedades en estos techos de escayola, pero no vamos a entrar en los motivos que lo han originado”. Sí que resaltan que una de las principales demandas de la antigua concesionaria eran las filtraciones de humedades desde el muro que colinda con el exterior debido a las obras de Entre Catedrales. “Pero no era así porque no afectan directamente a los restos arqueológicos. El problema ya apareció cuando se reformó parte del palacio episcopal, pues el apoyo de la fachada creó problemas de cimentación, y esto es independientemente a Entre Catedrales”, remarca Gener. De hecho, “los restos están bien y no hay que hacer una intervención sustancial, según nos dice Pepe Gener, y eso me tranquiliza mucho”, dice Cano.En ese sentido Gener puntualiza que “por suerte casi todas la construcciones de mortero romano son de una gran fortaleza. Esto le llega a pasar al Cómico, y desaparece porque es un yacimiento muy delicado”.

El nuevo proyecto 

La idea de la que parte el Ayuntamiento de Cádiz es adecentar tanto la Casa del Obispo como Entre Catedrales y sacarlos de forma conjunta a licitación pública. “Se va a empezar de forma inminente a redactar un proyecto que incluya la reforma básica de pasarelas, techos, sistema eléctrico, paredes y la unión entre los dos yacimientos, pues también se licitará Entre Catedrales”, narra Paco Cano de una iniciativa que asumirá el área de Patrimonio del Ayuntamiento de Cádiz, “pues con la unión de Patrimonio Municipal y Patrimonio Histórico se dispone de una dotación presupuestaria mayor”. Del montante económico no quiere ni hablar, ni del que está dispuesto a aportar el Consistorio, ni de una estimación aproximada, “porque todavía tiene que presupuestarse”. Y del tiempo previsto tampoco suelta prenda, aunque conoce de sobra que la Casa del Obispo ya arrastra más de un lustro de clausura, mas el tiempo que ahora le reste la puesta en marcha de esta importante apuesta municipal. “Ojalá pudiera decirte una fecha, pero no es posible viendo los tiempos administrativos del Ayuntamiento, pues entre la presentación del proyecto, la licitación y la ejecución... Solo afirmo que no habrá dilación y que ya estamos en ello”. No niega Cano que la inversión será cuantiosa, y que no le faltan pretendientes a la nueva concesión, que serán los encargados de dotar de un nuevo recorrido museístico a la Casa del Obispo.“De todos modos y pese a lo mal que está todo el continente, lo cierto es que ya no se hace así, ahora hay otros métodos más avanzados”, puntualiza Gener de una futura intervención que tampoco le vendrá mal al que fue el espacio sagrado y de culto de nuestros antepasados.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios