CINE

El Capitán Trueno salta a la pantalla

  • El director Antonio Hernández lleva al cine la mítica historieta con Sergio Peris-Mencheta como protagonista

El estreno hoy de Capitán Trueno y el Santo Grial salda una deuda que el cine español tenía con uno de los personajes más emblemáticos del cómic patrio. La Marvel a manos de Stan Lee lleva años haciendo desfilar ante la cámara a sus héroes, pero el tesoro de Bruguera y otras editoriales permanece prácticamente virgen en la gran pantalla, con alguna excepción como Mortadelo y su inseparable Filemón. El caso es que generaciones de españolitos se han criado con las aventuras de este capitán medieval, acompañado de sus fieles Crispín y Goliat y de su eterna novia con la que mantenía una castísima relación, la reina Sigrid del mítico Thule. Una pena que en la época no hubiese prensa del corazón, hubiesen disfrutado más con este romance que con el de la duquesa y el probo funcionario.

El Capitán Trueno nació de la mano del guionista Víctor Mora en 1956. Era herederos de personajes de cómic previos como El Cachorro o el no menos legendario Guerrero del Antifaz. Sin embargo, desde el principio tuvo una peculiaridad, que estaba menos ideologizado que sus precedentes. Aunque sus aventuras arrancaban en la Tercera Cruzada, donde tenía como amigos entre otros al propio Ricardo Corazón de León, no era tan combativo contra el moro ni tenía ese punto franquista. Años después, se supo que Mora era militante comunista, con lo que la lectura del Capitán Trueno cobró otro significado. Contaba el guionista que la censura rechazaba estas viñetas donde el pueblo llano, puño en alto, aclamaba al héroe, que mostraba una inquietante tendencia a derrocar tiranos mundiales como un comando universal por la libertad.

Curiosidades ideológicas aparte, en los años 60 el Capitán Trueno fue la historieta, que se decía entonces, más popular de España, alcanzándose tiradas de 350.000 ejemplares por número. Desde entonces, se ha mantenido como un clásico, mezclándose nuevas aventuras con reediciones nostálgicas de los primeros números. A pesar de tener un filón, el cine español no ha mostrado interés, seguramente por lo que significaba económicamente adaptarlo. En el 2000 saltó la noticia de que la Filmax de Julio Fernández iba a afrontar el proyecto, con Juanma Bajo Ulloa de director. El polémico cineasta se pasó una temporada viajando por festivales y eventos varios vendiendo la moto pero no se concretó. Luego se habló de Daniel Calparsoro, pero tampoco. Por fin, con otros productores, con el apoyo de la distribuidora Buena Vista, que le garantiza una distribución de Major Hollywoodense, con 10 millones de euros y con Antonio Hernández de director se ha conseguido realizar. El reparto sufrió sus vaivenes. En principio, Elsa Pataky iba a dar vida a Sigrid, pero prefirió irse a rodar la nueva entrega de A todo gas y su papel pasó a la ucraniana Natasha Yarovenko, que en principio iba a hacer un rol secundario en el film. El musculado Sergio Peris-Mencheta es el Capitán, el lanzador de martillo Manuel Martínez es Goliat y el televisivo Adrián Lamana es el efebo Crispín. Asier Etxeandía y Gary Piquer como el villano de la función completan el reparto, donde no faltará el mago Morgano y su clásico globo.

A pesar del abultado presupuesto, el director Antonio Hernández ha querido usar escenarios naturales, como los castillos de Burgalimar (Jaen) o Calatrava la Nueva (Ciudad Real). Pero parte de ese dinero se ha invertido en efectos digitales de postproducción, lo que hace pensar que alguno de los monstruos que jalonaban las aventuras del Capitán se habrá materializado. La historia arranca cuando Trueno, tras tomar una fortaleza musulmana en la Cruzada, descubre en sus mazmorras a un compatriota moribundo, quien le encarga que traslade a España ni mas ni menos que el Santo Grial. Con sus amigos Crispín y Goliat y su gran amor Sigrid, tiene que cumplir la misión y enfrentarse a un siniestro noble que codicia lo mismo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios