Negro sobre negro

Apuestas seguras

  • Esta semana traemos cuatro espléndidas novelas editadas por Siruela: ‘La patria de los suicidas’, ‘La torre de Montaigne’, ‘Yo fumo para olvidar que tu bebes’ y, por último, una antología con granujas victorianos

El escritor Martín Casariego.

El escritor Martín Casariego.

La editorial Siruela publica a algunos de nuestros autores favoritos (Fred Vargas, Alexis Ravelo, Brian Panowich...). Todos han ido teniendo espacio en nuestra sección pero hoy traemos cuatro novedades que mantienen un excelente nivel. En el caso de ‘La patria de los suicidas’ es la primera novela negra del riojano Pascual Martínez y no ha podido tener un debut más redondo.

Portada de 'La patria de los suicidas'. Portada de 'La patria de los suicidas'.

Portada de 'La patria de los suicidas'.

La patria de los suicidas

La acción de este thriller se desarrolla entre los olivares cordobeses y un calor asfixiante que Pascual Martínez sabe trasladar al lector. Ernesto Pitana, un sargento de la Guardia Civil, percibe ese clima áspero nada más llegar, pero lo que no sabe es que la comarca triplica la tasa de suicidios del resto del país ni que en Iznájar, su nuevo destino, ya hay un nuevo caso de ahorcamiento esperándole.

Tampoco imagina hasta qué punto se complicarán las cosas cuando la viuda encuentre entre los papeles del difunto una misteriosa instantánea en la que aparecen cinco adolescentes, entre ellos su marido. El sargento Pitana, acompañado por la impetuosa cabo Montero y en colaboración con la psicóloga Lara Campos, intentará desentrañar qué se esconde tras la fotografía, hecha a partes iguales de silencio y de secretos, en ese paisaje centenario, reseco y magnético, en esa patria de los suicidas. Una novela negra para leer sin descanso y con una cerveza bien fría cerca.

La torre de Montaigne

“Como Cervantes o Shakespeare, si empezamos a leer a Montaigne, nos acompañará a lo largo de toda nuestra vida”. La frase es de Antonio Muñoz Molina, uno de los grandes de las letras castellanas, y viene a colación para presentar una novela que indaga en el humanista y filósofo francés.

La acción de la novela de la gala Estelle Mombrun, seudónimo de la escritora Élyane Dezon-Jones, arranca en la región de Dordoña, en los dominios del castillo de Montaigne, brillante autor de los Ensayos y creador de todo un género literario. Allí un joven cae desde una de las ventanas de la torre. ¿Suicidio? ¿Accidente? ¿Asesinato? Un mes más tarde, las nietas del señor Lespignac, exdiplomático y especialista en la obra del genial escritor, desaparecen. Conectando los dos sucesos, se halla Caroline Martin, una misteriosa estudiante universitaria. Al frente de la investigación estarán Leila Djemani, recientemente ascendida a comisaria, y su jefe ya retirado, Jean-Pierre Foucheroux. Una novela que recuerda a la mejor Agatha Christie. Para disfrutar con mucha calma.

Villanos victorianos

Michael Sims se ha encargado de recopilar una antología de relatos donde se dan cita los mejores ladrones, granujas y rufianes de la época de Sherlock Holmes. Doce relatos sobre sus fechorías en un solo volúmen que reúne a los más encantadores sinvergüenzas de finales del siglo XIX.

Grant Allen, Guy Boothby, E.W. Hornung, Robert Barr, Arnold Bennett, William Le Queux, O. Henry, George Randolph Chester, Frederick Irving Anderson, William Hope Hodgson, Sinclair Lewis y Edgar Wallace son los encargados de firmar estos deliciosos relatos.

'Yo fumo para olvidar que tú bebes'. 'Yo fumo para olvidar que tú bebes'.

'Yo fumo para olvidar que tú bebes'.

Yo fumo para olvidar que tú bebes

Martín Casariego, uno de los nombres de referencia dentro de la prosa contemporánea en español, inicia con este libro una original serie negra rebosante de referencias literarias, cinematográficas y musicales, un recorrido trepidante desde las cloacas de la política y los negocios hasta las más altas esferas de la sociedad. Desde el primer capítulo hará las delicias de todos los aficionados al género.

Casariego sitúa la acción a finales de los 80. Max Lomas, guapo y sentimental, culto y descreído, vive a caballo entre Madrid y San Sebastián, donde trabaja como escolta privado para un profesor amenazado por la banda terrorista ETA. Mientras en la capital Max se enamora de Elsa Arroyo nada más verla, en el País Vasco su ambicioso y temperamental colega García empieza a plantearse a qué lado de la línea que separa el crimen de la ley conviene situarse.

La saga: La trilogía ‘Versos, canciones y trocitos de carne’

El vallisoletano César Pérez Gellida es uno de los autores de novela negra española más interesantes. Autor de varias obras y trilogías, hoy nos detenemos en la que le llevo al éxito: ‘Versos, canciones y trocitos de carne’, compuesta por los títulos ‘Memento mori’, ‘Dies irae’ y ‘Consummatum est’. Editadas por la editorial Suma, perteneciente al grupo Penguin Random House, las novelas se desarrollan en la ciudad natal del autor y están protagonizadas por el inspector Ramiro Sancho, de 39 años y aspecto intimidante, casi una especie de Harry Hole a la castellana pero con aire irlandés. Como buen detective está separado y le encanta el rugby y los refranes. El crimen que pone en marcha la saga tiene como víctima a una chica ecuatoriana a la que le han mutilado los párpados y le han grabado en su cuerpo unos versos amenazantes.

Pérez Gellida nos arrastra por un camino inesperado al describir los hechos desde la perspectiva del propio asesino: un sociópata narcisista influenciado por la música más actual (muy presente en las tres novelas) y por las grandes obras de la literatura universal.

Su obsesión por los detalles queda más patente en la segunda de sus obras, ya que en la primera la acción se desarrolla con tal frenesí que apenas hay tiempo de detenerse en la lectura de una letra del pop español de los 80.

Una escena de 'Los sobornados' con los tres protagonistas. Una escena de 'Los sobornados' con los tres protagonistas.

Una escena de 'Los sobornados' con los tres protagonistas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios