Provincia de Cádiz

"En septiembre, a cobrar el paro o que me toque la bonoloto"

  • Las listas de desempleo aumentarán cuando termine la temporada estival definitivamente, que durante este mes mantiene sus servicios de manera reducida

El conjunto de personas que se han quedado sin trabajo con la finalización de los contratos de temporada se podrá ver aumentado conforme el mes de septiembre avance. Muchas empresas que mantienen los servicios a medio gas dejarán de ofrecerlos y contribuirán a engrosar las listas de parados. La mayoría de los futuros desempleados están relacionados con el sector del turismo. Camareros, trabajadores de los servicios de las playas o los guías turísticos se verán obligados a buscarse la vida de la mejor manera posible.

En el restaurante Tracaplaya, del paseo marítimo de Cádiz, trabaja como camarero Juan. A mediado de este mes termina su contrato y tiene muy claro que "a partir de entonces habrá que buscarse la vida por otro lado". En su caso no se plantéa salir de Cádiz: "Yo de Cádiz no me voy, con una casa y tres niñas". Lo ve imposible. Sus perspectivas de trabajo pasan por "lo que salga en carnavales o Semana Santa", y se ve "cobrando el paro o esperando que toque la bonoloto", explica resignado. Para la encargada del Tracaplaya, Cristina Trías Pastor, aunque mantiene los nueve empleados que ha contratado estos meses, ya ha notado la bajada de clientes al comenzar septiembre. Estarán abiertos hasta final de mes y durante el invierno sólo abrirán los fines de semana que haga buen tiempo.

Muchos de los trabajos estacionales lo desarrollan estudiantes como Cristina, que trabaja en los servicios de playa. Con 22 años, estudia Pedagogía y una de sus opciones es opositar a Magisterio. Para sobrevivir durante el año aprovecha lo ahorrado con su trabajo veraniego en la playa y ofreciéndose para dar clases de inglés. Cristina se ve en el futuro "trabajando en otra cosa que no tenga que ver con Pedagogía" y tiene claro que si se tiene que ir de Cádiz es para trabajar con lo que ha estudiado.

Soledad y María Jesús son expertas en la inestabilidad laboral y trabajan juntas en un módulo de la playa Victoria, en la capital, desde hace varios veranos. Soledad trabaja algunas horas durante el año, "a lo que me llamen, para no verme en la calle". Le gustaría que "la temporada de playa fuera más larga" para mantener su trabajo más tiempo y "si no se puede alargar el trabajo, al paro". María Jesús está abierta a cualquier empleo y piensa que "debería ser verano todo el año, que todo el año se come".

El caso contrario, el de la persona que ha salido de Cádiz durante el verano, a trabajar es el de David de Melo. Es estudiante de la Escuela de Hostelería y ha estado como cocinero en San Sebastián. Después de su experiencia en estos dos meses concluye que "allí hay mejores sueldos, más carga de trabajo, de mayor calidad y una mejor valoración del trabajador". Su ideal sería en un futuro "trabajar aquí en Cádiz pero con las condiciones y el sueldo de allí". Pero sólo basta con darse un paseo por las calles de Cádiz y observar el cambio producido en tan sólo un día, con menos turistas en las terrazas y menor carga de trabajo. Incluso, imágenes comunes como la de las azafatas que informan en las paradas del bus turístico han desaparecido.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios