Provincia de Cádiz

La sanidad pública de la provincia de Cádiz, a debate

  • Representantes de la asociación Basta Ya, del Sindicato Médico, la Marea Blanca, Facua y la Delegación de Salud analizan la situación actual y presentan sus propuestas de mejora en un acto celebrado en el Colegio de Médicos

De izquierda a derecha, Isabel Paredes, Antonio Vergara, Fernando Ramírez, Juan Benjumeda, David Ciferdo y Antonio Ares durante el debate. De izquierda a derecha, Isabel Paredes, Antonio Vergara, Fernando Ramírez, Juan Benjumeda, David Ciferdo y Antonio Ares durante el debate.

De izquierda a derecha, Isabel Paredes, Antonio Vergara, Fernando Ramírez, Juan Benjumeda, David Ciferdo y Antonio Ares durante el debate. / Jesús Marín

Los recortes presupuestarios del último decenio en materia sanitaria han afectado a la calidad del sistema, algo que ha provocado cierta inquietud entre la población, que se ha movilizado para reclamar una mayor inversión y más recursos que garanticen la calidad asistencial.

Ante este panorama, el Colegio de Médicos de Cádiz celebró este lunes un debate sobre el estado de la sanidad pública en el que participaron representantes de los distintos agentes implicados, con el objetivo –según dijo el presidente del Colegio de Médicos, Juan Antonio Repetto, en la presentación del acto– de plantear las necesidades que existen en esta provincia y proponer soluciones.

En el debate participaron la delegada territorial de Salud y Familias de la Junta en Cádiz, Isabel Paredes; el portavoz de la plataforma ciudadana Marea Blanca Gaditana, Antonio Vergara; el presidente de la asociación de médicos de atención primaria Basta Ya, Fernando Ramírez; el miembro del Sindicato Médico Juan Benjumeda y el presidente de la asociación de consumidores Facua, David Cifredo. Actuó como moderador Antonio Ares, delegado territorial de la Bahía de Cádiz del Colegio de Médicos.

Isabel Paredes quiso dejar claro en varias ocasiones que la sanidad es una prioridad para el Gobierno andaluz y reconoció la labor que están realizando todos los profesionales sanitarios, algo que también alabaron los demás ponentes, especialmente Antonio Vergara y el propio presidente del Colegio de Médicos, quienes destacaron que el sistema de salud público se ha mantenido a pesar de la crisis y de los recortes gracias a los profesionales.

El debate giró en torno a cuatro bloques temáticos, abarcando cada uno varios asuntos. Entre los temas que se abordaron estuvieron los recursos humanos, el plan de infraestructuras, las instalaciones sanitarias y la dotación de recursos materiales; la demanda asistencial, las listas de espera, la cartera de servicios y los cambios demográficos; las nuevas tecnologías y las nuevas formas de relacionarse con el sistema público de salud. También se plantearon propuestas de mejora.

En cuanto a las infraestructuras, Isabel Paredes afirmó que se ha constituido una comisión de carácter técnico en la que se están estudiando las necesidades de infraestructuras en la provincia para mejorar la calidad asistencial, pero advirtió que hay que seguir una serie de trámites que pueden ralentizar las obras necesarias. Dijo que cuando cambió el Gobierno andaluz, se encontró un déficit de recursos humanos por la marcha de profesionales debido a las malas condiciones laborales, y aseguró que se está paliando este problema haciendo contratos de larga duración y aumentando el número de plazas de médicos residentes, entre otras medidas.

Antonio Vergara hizo un diagnóstico diametralmente opuesto al de la delegada de Salud. Manifestó que el déficit de recursos humanos y materiales que hay "es inaceptable", añadiendo que actualmente, en Andalucía –y concretamente en Cádiz–, no está garantizado el derecho que tiene el ciudadano a tener una buena atención sanitaria. En este sentido, Cifredo planteó si el deterioro que se estaba produciendo era "interesado", con objeto de favorecer a la sanidad privada.

Para Antonio Vergara, "el mayor problema que tiene la sanidad pública es las listas de espera". Reconoció que gestionar la sanidad pública "es muy difícil", por lo que, en su opinión, los gestores sanitarios deberían ser "personas extraordinariamente formadas" que accedieran a estos puestos vía MIR y los asesores deberían ser técnicos independientes, que no estuvieran a las órdenes de los políticos.

Por su parte, tanto Fernando Ramírez como Juan Benjumeda mostraron una posición intermedia entre la delegada de Salud y el portavoz de la Marea Blanca. Benjumeda reconoció que ha habido mejoras en los contratos de los profesionales y un leve incremento en los presupuestos sanitarios, pero dijo que no se están cubriendo jubilaciones ni bajas, y se siguen citando a varios pacientes a la misma hora, por lo que pidió a la delegada que se cumplan las promesas que se hicieron cuando cambió el Gobierno andaluz.

Ramírez denunció que la atención primaria había experimentado un deterioro mayor que la hospitalaria y defendió que más importante que los recursos materiales son los humanos, "y son los que se están perdiendo". Por eso, sugirió mejorar la situación laboral de los profesionales. El presidente de Basta Ya hizo un alegato a favor de la atención primaria, que para él "debe ser lo fundamental del sistema" y debe potenciarse. También planteó una reestructuración de los servicios. Dijo que "lo más eficiente es tener una buena atención primaria", que incluso "salva más vidas que la atención hospitalaria". Asimismo, llamó la atención sobre la falta de tiempo que tienen los médicos de familia para poder realizar bien su labor.

El presidente de Facua y Antonio Vergara se mostraron en contra de que los profesionales sanitarios puedan compatibilizar la sanidad pública con la privada, algo que los demás ponentes no veían mal apelando a la libertad personal, siempre que se cumpla la legalidad vigente.

En cuanto a las nuevas tecnologías, los presentes apoyaron su incorporación en la sanidad, pero sin perder de vista la importancia de la relación personal médico–paciente.

Entre las propuestas de mejora, Antonio Vergara abogó por aumentar los presupuestos sanitarios y recuperar plantilla, potenciar la atención primaria integrándola con los ayuntamientos en los planes locales de salud y recuperar el complemento de exclusividad de los profesionales para promover que estos trabajen en la pública. Juan Benjumeda también sugirió el aumento de personal para que se cubran las plantillas en todos los ámbitos asistenciales y que los médicos no tengan cupos excesivos de pacientes.

Por su parte, Fernando Ramírez insistió en mejorar las condiciones de los trabajadores para que no se vayan a otras comunidades autonómicas, una medida que, en su opinión, redundará en beneficio de los pacientes.

David Cifredo apostó por la transparencia y la participación ciudadana para el fortalecimiento de la sanidad pública y fomentar las reclamaciones como aliciente para mejorar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios