Balance anual de desempleo

El paro se redujo en 13.000 personas durante el 2016

  • Euforia en PP y PSOE mientras los sindicatos hablan de "espejismo" tras descender los demandantes de empleo en la provincia en 3.377 durante la campaña navideña

Entrada a las dependencias de una oficina del SAE en la provincia.

Entrada a las dependencias de una oficina del SAE en la provincia. / Sonia Ramos

13.564 menos. Ese es el dato global que arroja el año 2016 en las oficinas de empleo de la provincia después de que la campaña navideña redujera en 3.377 el número de demandantes de empleo el mes de diciembre. Es decir, se inicia 2017 con 170.705 parados, un número altísimo, pero ya lejos de los números de la crisis, cuando se llegó a alcanzar un tope de 200.000 parados.

Los sindicatos, sin embargo, no terminan de ver motivos para el optimismo. O, al menos, no para la euforia. Su análisis se basa en que las contrataciones realizadas en diciembre corresponden casi en exclusiva al sector servicios, como es normal en tiempo de consumo desenfrenado, mientras que los sectores productivos como agricultura (261 menos) e Industria (147 más) no apuntan a un cambio de modelo económico,m si bien es cierto en cuanto Industria el descenso interanual es de un 13%. El que la Construcción, con sus altibajos, sea un sector lánguido ya ni es noticia. Ahora hay 600 demandantes más de obras que a principios de diciembre, aunque el cómputo global es de 2.000 demandantes menos que hace doce meses.

"Este descenso del paro coincide con las contrataciones precarias que se realizan para la campaña de Navidad", explica Dolores Rodríguez, secretaria general de CCOO en la provincia. Según Rodríguez, "las escasas contrataciones que se producen son absolutamente precarias y en condiciones que hace que esos trabajadores sigan sin tener ningún tipo de estabilidad y con unos salarios que los sitúan en el umbral de trabajadores pobres".

No lo ve así la presidenta de Diputación y máxima mandataria socialista, que habla de "registros históricos" e incluso, con suavidad propia de las fechas, de "agradable escenario".

"2017 no puede arrancar mejor en una provincia que ha sufrido como ninguna otra los efectos de una crisis tan devastadora", ha afirmado García, que espera "que el año nuevo alumbre el tan deseado despegue económico de nuestra provincia".

"Son registros históricos", dijo, si bien ha advertido de que "la situación de partida de nuestra provincia es más complicada que la del resto de las provincias y necesita medidas excepcionales que esperamos ver en los próximos Presupuestos del Estado". A continuación, vendió lo suyo: "La Junta destinará a promoción económica y fomento del empleo casi 355 millones de euros en sus cuentas para 2017", apuntó, además de señalar los tres planes de empleo que ha puesto en marcha Diputación.

Irene García considera que "la tendencia puede mantenerse e incluso situarse al alza en los próximos meses con el concurso de todas las administraciones, si todas convergemos intensificando las medidas que están dando resultados". Concretamente, la dirigente socialista reclamó un esfuerzo especial dirigido a las mujeres y los jóvenes pues siguen conformando el grueso de las tablas por sectores de población.

Sin embargo, según el análisis de Argos, el observatorio estadístico de la Junta de Andalucía, hay una gran diferencia entre lo que sucede con los jóvenes y lo que sucede con las mujeres. Los menores de 25 años se han introducido en el mercado del trabajo -otra cosa es la calidad del trabajo- durante el año 2016 como hacía mucho tiempo que no sucedía. Los demandantesn de empleo menores de 25 años se han reducido en un 16% y ahora son poco más de 16.000, si bien lo que conocemos como cifras del paro no nos aportan más pistas que ésas, que ya no están pidiendo trabajo. Esto quiere decir que porque lo han encontrado o porque se han marchado. Seguramente han `pasado ambas cosas. Lo cierto es que la reducción en otras frranjas de edad, siendo notable en el caso de los que se mueven entre los 25 y los 45 (un 9%) y no tanto los más mayores (un 3%), ni se acerca a esta gran reducción.

No es el caso de las mujeres. A 31 de diciembre había en la provincia 95.000 mujeres esperando que alguien les llamara para un trabajo (en esa misma situación hay 75.000 hombres, 20.000 menos). Durante este año también descendió el paro femenino, un 4,6%, muchos puntos por debajo de cómo se ha reducido el paro masculino, un 10,5%.

Por último, el delegado del Gobierno Antonio Sanz se congratuló en Jerez de los datos y afirmó que eran "esperanzadores", aunque, mirando a la Junta, afirmó que aún había camino que recorrer.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios