Provincia de Cádiz

Una protesta sindical consigue paralizar las obras del tranvía

  • El sindicato de construcción de CCOO denuncia el incumplimiento del convenio por parte de las subcontratas y reclama la contratación de operarios de la provincia

Los operarios empleados en las obras del tranvía se vieron obligados a dejar de trabajar durante toda la mañana. La protesta convocada por el sindicato provincial de construcción, madera y afines de CCOO -Fecoma Cádiz- logró paralizar las obras para la reurbanización de la calle Real durante media jornada. A primera hora de la tarde, aunque la situación había vuelto a la normalidad a mediodía, la adjudicataria decidió reanudar los trabajos.

Fue una medida adoptada para garantizar la seguridad de los trabajadores y evitar posibles enfrentamientos ya que la protesta convocada por Fecoma-CCOO de Cádiz denunciaba especialmente las condiciones laborales de la subcontrata responsable de la repavimentación de la calle Real que, a su juicio, incumple el convenio de la construcción para la provincia, sobre todo en lo tocante a los horarios -más largos- y a los salarios -más cortos- de la empresa gallega Granilouro.

El secretario provincial de Fecoma Cádiz, Antonio Barrera, no dudó en tildar de "ilegal" esta situación, que además incurre en "competencia desleal" con las empresas del ramo radicadas en la zona, incapaces de igualar esas condiciones de trabajo. "Se está trabajando por cinco euros la hora y en jornadas que llegan hasta la medianoche y eso está muy por debajo de lo que recoge el convenio", explicó uno de los manifestantes. Según el colectivo, esta situación ha llevado también a que no se contrate a obreros de La Isla o de otras ciudades de la Bahía y de la provincia. Fecoma-CCOO de Cádiz denunció así una situación que afecta de lleno a los trabajadores del sector en tiempos de crisis y, sobre todo, tras el freno que ha experimentado la construcción en el último año. Otro aspecto que reclamaron es la profesionalidad del personal contratado al recordar que en la provincia se exige cada vez un personal más cualificado para alicatadores y soladores.

La protesta, secundada por unas 200 personas, comenzó poco después de las nueve de la mañana. Los manifestantes, una gran mayoría procedentes de otras localidades de la provincia, recorrieron la calle Real desde la Venta de Vargas -obligando a cortar el tráfico- hasta llegar a la plaza del Rey, donde comienzan las obras del tranvía. Allí se vivieron los momentos más tensos cuando se encontraron con los operarios de la subcontrata, que en esos momentos estaban todavía trabajando. La protesta, tras una media hora, optó por rodear la obra y se dirigió por las calles Dolores y San Marcos para subir de nuevo por Falla, el otro extremo de los trabajos del tranvía. Desde allí consiguieron avanzar varios tramos en obras de Real -ya desalojados- hasta llegar a la confluencia con la Alameda y Héroes de Baleares, donde se disolvió la protesta poco antes del mediodía. Somos de La Isla y queremos trabajar y Somos de la provincia y queremos trabajar fueron las consignas más coreadas incluso por algunos ciudadanos que se solidarizaron con la protesta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios