Provincia de Cádiz

La norma prohíbe a los veterinarios atender a un perro peligroso sin licencia

  • "El que decide hacerse con una de estar razas debe conocer también los riesgos a los que se somete"

La Ley impone a los veterinarios el papel policial de controlar que los dueños de perros considerados potencialmente peligrosos (los populares PPP) cumplan las obligaciones que le impone la norma: que cuenten con la licencia correspondiente, un seguro de responsabilidad civil especial para este tipo de canes  (con una cobertura mínima de 175.000 euros por siniestro). Será el Ayuntamiento de la localidad de residencia del solicitante el ente competente para otorgar la licencia. La ausencia de la licencia constituye una infracción muy grave que puede ser sancionada con una multa que oscilará entre los 2.404,4  y los 15.025,30 euros.

 

Ante la presencia de un perro de alguna de las razas contenidas en el listado de la Junta de Andalucía, el veterinario deberá exigir a su dueño la documentación pertinente. Si no la tuviera, el veterinario tiene estrictamente prohibido atender al animal a no ser que su vida corra peligro inminente. "El que decide tener un perro de estar características sabe a lo que se expone y debe conocer también los riesgos a los que se somete". La veterinaria Eva Rollón incide en que hay que estar alerta, ya que "morder forma parte del comportamiento natural del perro, pues se comporta como un depredador capaz de matar a presas más grandes que él, así que todo perro tiene la posibilidad de morder a alguien a lo largo de su vida". Aquí, sin duda, el factor genético es determinante para los veterinarios de Canymar, pero "la socialización", resulta crucial para que el perro siga siendo, como siempre, "el mejor amigo del hombre".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios