Provincia de Cádiz

La plataforma logística debe estar funcionando dentro de un año

  • Una de las eminencias mundiales en este asunto, Héctor Vargas, asegura en Cádiz que en este campo hay que moverse con rapidez

La Plataforma Logística del Sur de Europa era hasta ahora un proyecto lleno de buenas intenciones pero con una hoja de ruta demasiado poco concreta. Todos sabemos del potencial de la provincia de Cádiz para convertirse en un nudo de tráfico comercial a nivel internacional. Pero ayer ese camino se concretó un poco más con la intervención del costarricense Héctor Vargas, uno de los principales expertos mundiales en este asunto, que participó en la mañana de ayer en las jornadas sobre el papel de las plataformas logísticas en la evolución del comercio internacional que se celebraron en el edificio Heracles de la Zona Franca, y explicó su experiencia personal en la puesta en marcha de algunas, como la del NAFTA en América que une a México, Estados Unidos y Canadá. Estas jornadas estaban promovidas por los ayuntamientos de Cádiz, Jerez y Algeciras, la Diputación Provincial, la Zona Franca y el Grupo Joly.

Héctor Vargas dejó varias ideas muy claras. Una, que hay que moverse muy rápido, que el comercio evoluciona a un gran ritmo y que en el plazo de un año debe estar funcionando esta plataforma de una manera incipiente. Antes que todo eso hay que hacer un trabajo que considera fundamental, lo que él llama las cuatro 'p': promoción, promoción, promoción y promoción. Esto, como dijo el propio Héctor Vargas, no puede quedar simplemente en hacer "un tríptico muy bonito". Vargas habló desde el punto de vista de un empresario que se encuentra en Nueva York, quiere poner sus productos en el mercado europeo y busca una plataforma logística: "En ese caso su decisión sólo se toma basada en los números, es decir, si le es rentable o no. No es un tema de sentimientos sino de dinero. La oferta de valor de la región debe ser de dinero y viable desde el punto de vista logístico".

En este caso, el experto internacional afirmó que una tarea por parte de la administración debe ser la de generar ciertos incentivos que se le puedan dar a estas empresas que estén dispuestas a realizar sus negocios por esta plataforma logística.

Pero antes de que se inicien los negocios y de que se haga esta promoción hay un aspecto clave que hay que dilucidar: la identidad propia. A juicio de Vargas, Cádiz no puede salir como una zona más que quiera concentrar parte del comercio internacional, sino que debe buscar su especialización. Es lo que llama "posicionamiento y enlace".

Pero no sólo de puertos se puede vivir. Vargas aseguró que una plataforma logística como la que planea Cádiz necesita "una excelente red de transporte por carretera y ferrocarril".

¿Cómo un país como Costa Rica, con cuatro millones y medio de habitantes y con gran parte de su territorio protegido naturalmente, se ha convertido en el tercer exportador mundial de microprocesadores? La respuesta es muy clara. Consiguió atraer a la empresa norteamericana Intel que se ha convertido en el gran motor de la zona. El propio presidente de Costa Rica, según explicó ayer el conferenciante, se presentó un día en las oficinas centrales de Intel en Estados Unidos y les explicó todo el potencial de su zona. Eso atrajo una inversión de 10.500 millones de dólares y que los procesadores fueran desarrollados por ingenieros costarricenses. Además, es el primer exportador mundial de piña gold: "Costa Rica ha tenido una masa empresarial que ha sido inteligente y agresiva".

Una compañía como Intel es lo que llama Vargas "empresa llave", es decir, alguien que por sí solo genera negocio a su alrededor y que abre la puerta a otras muchas.

Héctor Vargas considera que aunque hay tráfico en el puerto de Algeciras con América Latina, "no supone una cantidad importante, por lo que hay que darle un impulso". El experto tiene muy claro que las mercancías de este continente no deben entrar por Rotterdam sino por Cádiz, "si lo entendemos desde el punto de vista del exportador". Puso como ejemplo el de la Asociación de Exportadores de Perú, que está deseando que se les ponga en Europa una base de operaciones para empezar a trabajar.

En este sentido, aseguró que el proyecto de la Plataforma Logística del Sur de Europa "es válido, pero lo que hay que hacer ahora es juntar a los miembros de la orquesta y que hagan sonar la misma música".

Hay un problema con gran parte de las mercancías que llegan a esta zona y que pasan por ella sin generar un valor añadido. Vargas cree que lo importante es que haya empresas radicadas aquí que se lo den. Asimismo, como idea de negocio aportó varias. Una es la demanda que pueden tener muchas empresas americanas para tener aquí sus bodegas de inventario. En vez de tener que estar mandando continuamente mercancías, pueden tenerla almacenada en el nudo logístico e irla distribuyendo según las necesidades del mercado. Por ejemplo, muchas empresas asiáticas lo están haciendo en Estados Unidos.

La otra es la de la logística inversa, es decir, aquellos productos que se han llevado a sus puntos de destino y que pueden ser devueltos para colocarlos en otros mercados o para reciclarlos y reutilizarlos. Este negocio ha movido tres trillones de dólares en Estados Unidos.

Héctor Vargas dio algunas de las recetas divididas en tres áreas: por un lado la inteligencia comercial, es decir, "mapear las cadenas de suministros a nivel de Europa"; las ofertas de valor y el ya citado posicionamiento y enlace.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios