empresas Reabre un negocio tradicional en la provincia

Los picos Yeyé se reinventan

  • La empresa puertorrealeña, que producía este mítico producto y que tuvo que cerrar por quiebra a finales de 2009, reinicia su producción el lunes para volver al mercado

Picos Yeyé. Valga únicamente esta presentación para que la mayoría de gaditanos sepa de qué producto se habla. Una de las marcas más conocidas de la provincia, que tuvo que dejar de producir a finales de 2009 por quiebra, volverá a la carga en apenas dos días. Los característicos picos 'pulgarcitos' de esta empresa familiar, y que algunos han intentado imitar, se reinventa para meterse de nuevo en el mercado a partir del lunes.

José Manuel Márquez, que ayer comunicó la noticia como representante de la comercializadora, dejó claro que uno de los motivos para volver a reactivar la producción ha sido "el peso de la marca". "Son 40 años de este producto y eso no se puede perder", afirmó.

Tras recuperar la posesión de la fábrica, en el polígono Trocadero de Puerto Real, y rescatar una parte de la maquinaria que aún tienen embargada por las administraciones y otros acreedores, Francisco Ocaña, gerente de Panificadora Cohollero S.L., ha conseguido recomponer la línea de producción que durante décadas diera lugar a lo míticos picos. La idea es que se active sólo una parte de la fábrica y que ésta genere los recursos necesarios para poner luego en marcha el resto. "Las dificultades de crédito obligan a que la puesta en marcha se haga de forma escalonada", manifestaron.

Este diario publicó en su día, allá por el verano de 2008, las dificultades que llevaron al cierre de Picos Yeyé, y que afectó a alrededor de 40 trabajadores. Por agosto de ese año ya llevaban dos meses sin cobrar y la gestora de entonces relataba la deudas y problemas que se venían acumulando.

Ahora, de momento, habrá trabajo para 7 personas -cinco en la panificadora, y dos en la comercializadora Gourmetíssimo- "pero la ilusión puesta por la familia y la fidelidad que hemos podido comprobar por compradores y consumidores durante el periodo de ausencia", dijo Márquez, les hacen ser optimistas. Según explicó, su mercado se centrará fundamentalmente en el comercio tradicional y la hostelería a través de Horeca, con la idea de introducir productos nuevos, sin dejar, por supuesto, su produco más señero: esos pequeños picos, denominados por la firma como 'pulgarcitos', que tanto enganchan.

Desde esta empresa familiar quisieron reivindicar el papel del pequeño empresario de la provincia como motor económico y creador de empleo en unos tiempos donde la mala situación económica azota a Cádiz. "En un momento en el que grandes compañías, algunas fuertemente ayudadas desde las administraciones públicas, no terminan de consolidar sus posiciones o incluso anuncian despidos o cierres, vemos un ejemplo más del pequeño empresario que da empleo", aseguraron. A pesar de las dificultades actuales a las que se enfrentan han dado el primer paso.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios