medio ambiente

El nivel de ozono tóxico disminuye un 50% en Jerez y la Bahía de Cádiz durante 2020

  • Cortijillos y Campamento, sin embargo, encabezan a escala nacional las estaciones con un mayor aumento de este contaminante 

El ozono troposférico es un contaminante secundario, que se genera a partir de las emisiones industriales y de tráfico. El ozono troposférico es un contaminante secundario, que se genera a partir de las emisiones industriales y de tráfico.

El ozono troposférico es un contaminante secundario, que se genera a partir de las emisiones industriales y de tráfico. / Lourdes de Vicente

La mayor parte de la provincia de Cádiz ha visto disminuir en hasta un 50% sus valores de ozono troposférico respecto a los promedios correspondientes al periodo 2012-2019, según los parámetros de medición de la OMS. Así, lo señala el informe La contaminación por ozono en el Estado español durante 2020, hecho público por Ecologistas en Acción, que indica que las estaciones de toda la zona de la Bahía de Cádiz –que incluye también la estación de Jerez y la de Chapín– redujeron a la mitad la presencia de este contaminante. El descenso fue especialmente acusado en los medidores de San Fernando (–66%), y en el de la avenida Marconi de la capital gaditana (–61%). Aun así, la zona ha superado en cinco días los máximos marcados por la normativa y en 38 jornadas la recomendación de la OMS, más severa.

Muy diferente es la situación en la zona industrial de la Bahía de Algeciras. Aunque al fin, la media de contaminación de ozono desciende un tanto en este año tan inusual respecto a la evolución de 2012-2019 (-2%), la región sigue manteniendo dos marcadores en el pódium de crecimiento en concentración de ozono a nivel nacional: el porcentaje que arroja la estación de Cortijillos, en Los Barrios (388%)y los de la zona de Campamento, en San Roque (495%). Estas marcas sólo son superadas, a nivel nacional, por el porcentaje que arroja la estación de Valle de Escombreras, en Murcia: un 986% más que de promedio en comparación con los ocho años anteriores.

En conjunto en Andalucía, en los tres primeros trimestres de 2020 se han reducido las superaciones de la recomendación de la OMS respecto al ozono en un 34% respecto al promedio del periodo 2012-2019, siendo las registradas en 2020 las más bajas de la última década, salvo –como hemos visto – en la Bahía de Algeciras y la aglomeración de Málaga. A diferencia de otros gases contaminantes en la atmósfera, el ozono troposférico no tiene una generación directa: es un contaminante secundario formado a partir de los óxidos de nitrógeno (NOx) y los compuestos orgánicos volátiles (COV) emitidos por el tráfico, la industria y las calefacciones, mediante una serie de reacciones químicas activadas por la radiación solar.

Su presencia está relacionada, pues, con las emisiones industriales y de tráfico: las semanas de confinamiento absoluto y el ralentí al que se sometió durante meses toda la actividad industrial y la movilidad incidieron enormente en estos valores. De hecho, en la zona de la Bahía de Cádiz, la emisión de gases tóxicos de nitrógeno de carbono (proveniente el tráfico rodado) llegó a reducirse en un 67%, la cifra más alta de toda Andalucía.

Unas marcas que interrumpen la tendencia estacionaria o al alza del ozono troposférico y se producen –indican los ecologistas– a pesar de que este 2020 ha sido un “año muy cálido, con elevadas temperaturas estivales” y en el que hemos vivido, “al menos, dos olas de calor”. Lo que subraya, continúan en Ecologistas en Acción, la importancia que tienen en la generación de ozono la “disminución de actividad en la industria y del tráfico”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios