Provincia de Cádiz

El municipio se entrega de lleno a la romería de la Virgen de las Montañas

  • Decenas de vecinos y visitantes demuestran su devoción a la Virgen Chiquita

Numerosas personas vivieron ayer de lleno la festividad religiosa más importante del calendario de Villamartín como es la romería en honor de la Virgen de las Montañas. La misa de romeros, a primera hora de la mañana, fue el inicio de una jornada donde hubo tiempo para la religiosidad y también la diversión. El Simpecado, tirado por bueyes, salía con las primeras luces del alba de Villamartín camino del santuario, a unos pocos kilómetros, para encontrarse con Nuestra Señora de las Montañas, conocida popularmente como la Virgen Chiquita, alcaldesa perpetua de la localidad. Acompañaba al séquito decenas de peregrinos, caballistas y carrozas, que pusieron la nota de color al camino. Al mediodía la comitiva llegaba hasta Las Montañas para entregarse a su Virgen y compartir la Eucaristía, que estuvo concelebrada por el párroco de la localidad, José Manuel Álvarez Benítez y varios sacerdotes. Como cada año, uno de los momentos más emocionante fue la salida procesional de la Virgen de las Montañas por los alrededores de la ermita, llevada a hombros por los fieles. La imagen lució en esta ocasión un manto bordado en color vino. Como novedad este año, el Ayuntamiento ha mejorado algunos tramos del camino. También, hay que destacar que se ha habilitado una nueva área de descanso en la zona de la ermita.

Hay que recordar que el pregón de la romería de este año, que se celebró a final de agosto, estuvo a cargo de Manuel Jiménez Friaza.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios