Provincia de Cádiz

La nueva fábrica de Torrot irá en la antigua nave de Altadis en Cádiz

  • La empresa y el fondo de capital Black Toro eligen las instalaciones de Zona Franca en la capital

  • Los primeros velocípedos saldrán en el plazo de un año

Imagen de la fachada principal de la antigua nave de Tabacalera en la Zona Franca de la capital gaditana.

Imagen de la fachada principal de la antigua nave de Tabacalera en la Zona Franca de la capital gaditana. / Fito Carreto

Más de un mes de intensas negociaciones ya han dado sus frutos. A última hora de la tarde de este viernes, los responsables de Torrot-Gas Gas y del fondo de inversión Black Toro Capital decidieron que la nueva fábrica de producción se instalará en la capital gaditana, concretamente en la antigua nave de Altadis (Tabacalera) en las instalaciones de Zona Franca a la entrada de la capital gaditana.

Como ya publicó en su día este periódico, la intención de Torrot es crear en torno a 200 puestos de trabajo entre directos e indirectos. De hecho, ya se ha iniciado el proceso de búsqueda de personal y de selección con una bolsa de trabajo en el entorno de la Bahía. La intención es además hablar con las distintas administraciones para que los procesos formativos que se pongan en marcha estén orientados a lo que necesitará esta fábrica.

Ahora se conocen más detalles. Iván Contreras, presidente y consejero delegado de Torrot, explicó ayer en declaraciones a este periódico que la nueva fábrica en la capital gaditana ocupará una superficie de alrededor de 6.000 metros cuadrados. Contreras señaló que "a partir de ahí estamos acabando de negociar los últimos detalles para desarrollar qué tipo de planta realizamos, los últimos retoques para negociar con la ciudad". Han sido seis meses de negociaciones. Entonces se inició la búsqueda por varios municipios de la Bahía de Cádiz para poner en marcha la planta de producción del nuevo vehículo eléctrico que saldrá de la provincia.

Será el velocípedo, un producto pionero que desarrollará Torrot desde Cádiz al resto del mundo, y que será presentado en la próxima Feria de la Moto de Milán a comienzos de noviembre. Incluso, allí se pondrán a la venta on line las primeras 100 unidades personalizadas de este nuevo modelo de cuyo éxito está convencida la dirección de Torrot y de Black Toro.

Iván Contreras recordó que la elección de la capital gaditana no es casual. "El nombre lo hemos recogido de la historia de Cádiz, es uno de los motivos principales de llevar allí nuestra unidad productiva, es el nombre que se daba a las primeras bicicletas que entraron en España, que entraron por Cádiz. Ese proceso de búsqueda y de sintonía con la cuidad de Cádiz empezó hace seis meses, vimos varias localizaciones no sólo en la ciudad de Cádiz sino en la Bahía, y nos decidimos por la Zona Franca. Ahora toca la fase final donde acabaremos de decidir los detalles de remodelación y adecuación del espacio, instalación de maquinaria y puesta en marcha, pero todo será a lo largo de 2018". Pero no es lo único que ha pesado. La relación exitosa del fondo de inversión con otra empresa gaditana, Carbures, y su máximo responsable, Rafael Contreras, también ha influido en decidir la apertura en la provincia de Cádiz.

Las que sí están claras son las previsiones iniciales de producción. Según explicó el director general de Torrot, la idea es hacer 3.000 unidades el primer año; 8.000 el segundo y 12.000 el tercer año. Además, la empresa desarrollará dos productos distintos de velocípedo: uno pensado para el cliente final, en el que podrán viajar dos pasajeros completamente cerrados con las tres ruedas; y otro modelo enfocado al vehículo eléctrico en la ciudad con espacio amplio de carga.

El velocípedo podrá alcanzar los 100 kilómetros por hora y tendrá una autonomía de 200 kilómetros, gracias a sus seis baterías conectadas que el usuario podrá recargar en casa. Es una de las grandes ventajas. Para conducirlo, bastará con tener una antigüedad de tres años en el carné de conducir B1, al igual que se requiere para llevar las motocicletas Muving, también de Torrot-Gas Gas.

Pero esta empresa va más allá. Además de crear industria y generar empleo, desde Torrot quieren hacer de la capital gaditana un ejemplo en movilidad. Iván Contreras explicó que "una de las negociaciones que tenemos que tener ahora será con la ciudad de Cádiz para ver el tipo de movilidad que querrá y eso determinará los plazos de implantación. Somos conscientes de lo que supondrá para Cádiz. Conocemos muy bien el entorno industrial. Llevamos mucho tiempo fabricando motos y tenemos amplitud de gama de productos. Lo que queremos es abordar una ciudad como Cádiz, donde llevamos tiempo trabajando por ejemplo con el patrocinio del Cádiz CF, para que participe con nosotros en la apuesta por la movilidad, para convertir la ciudad en un modelo".

Algo que quiso resaltar ayer Contreras es que el modelo de vehículo que saldrá de Cádiz es pionero. "Es un concepto totalmente nuevo, una nueva categoría de producto en la que apostamos desde la propia motocicleta de dos ruedas pero también por la persona que va en coche, cerrado, sin impacto de climatología y por eso hemos añadido una rueda más para estabilidad y seguridad y la hemos cerrado completamente, para que vaya cómodo y no pierda la estabilidad de las dos ruedas".

Pero también será un vehículo revolucionario en tecnología. "Dentro del velocípedo se incluirá ya toda la conectividad que cumplirá con la nueva normativa europea de vehículos que va a obligar a disponer de llamada de emergencia, geolocalización etc. Este vehículo lo lleva incorporado y todo es desarrollo interno". Con este producto, el mecánico se convierte en programador informático.

El modelo que persigue Torrot en Cádiz tiene espejo. Está en EEUU, en Detroit. "Hay un modelo de reconversión industrial de recuperar zonas industriales que se han perdido y convertirlas en un ejemplo de movilidad y ofrecer todas las tecnologías disponibles, poder enseñarlas. Significa poder reproducir una microciudad y poder aplicar todas las tecnologías que existan para ver cómo funcionan. Y queremos utilizar Cádiz como modelo para proponer usar todas esas tecnologías de movilidad, no sólo los vehículos, sino cualquier sensor por ejemplo para regulación de tráfico, etc.".

Pero la satisfacción también es grande en el fondo de inversión que hay detrás. Su máximo responsable en España, Ramón Betolaza, también dijo ayer en declaraciones a este periódico que "esperamos empezar la construcción de la planta en breve, para comenzar la producción comercial en la segunda mitad del año que viene, entre septiembre y octubre. Y presentaremos el vehículo que se hará en Cádiz en la Feria Internacional de la Moto de noviembre en Milán".

Es importante destacar la apuesta de Black Toro Capital por Cádiz. Según Betolaza, "es la demostración de que esta provincia puede ser enclave importante para la fabricación industrial. No sólo Torrot, sino que con esta apuesta, Black Toro tendrá en su portfolio a dos grandes empresas y más de 300 empleos. La misión del fondo, además del empleo y la inversión, es apostar por industrias que crecen. Apostamos por compañías en Cádiz porque buscamos el mejor talento y las mejores condiciones y las encontramos aquí", subrayó.

Betolaza recordó que, en Andalucía, el fondo está presente en Calzados Maripaz, Carbures y ahora con Torrot en Cádiz, de manera que "la mayor inversión del fondo está en Andalucía. Hacemos una apuesta muy fuerte. De los 4.000 empleos de las empresas de nuestro portfolio, unos 1.000 están en Andalucía. La experiencia está siendo muy buena y no tenemos ninguna razón para no seguir creciendo en Andalucía".

Pero el fondo va a más. Según Betolaza, la intención de Black Toro es "sacar Torrot a cotización bursátil a finales del año que viene porque creemos que tiene gran capacidad de crecimiento, un buen nombre y sobre todo enfocada a la movilidad urbana, que es la mayor apuesta del mundo automovilístico y tecnológico. Tendría que estar cotizada en bolsa, pero no sabemos aún si en el mercado nacional o internacional".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios