paro en la enseñanza

Las plazas son públicas

  • Diversos miembros de la comunidad educativa plasmaron en Mina su situación y reivindicaciones 

Una de las profesoras que participaron en el turno de micros organizado en la plaza gaditana.

Una de las profesoras que participaron en el turno de micros organizado en la plaza gaditana. / Fito Carreto

La Plaza de Mina fue escenario ayer tarde de una concentración en la que diversos representantes de la comunidad educativa –docentes, madres y padres, alumnado– tomaron la palabra para explicar cómo les afectaba el decreto de escolarización, además de hacer llegar su situación y reivindicaciones a Educación.

Marián, presidenta de la Flampa Gades: “Lo más significativo de este decreto es que ha desaparecido la palabra público, que debería ser algo importante en un decreto ‘público’. Antes, el mismo texto decía que ‘Todos los niños y niñas tienen derecho a una plaza pública’. Al desaparecer esa concreción, se abre la puerta a que la plaza a la que optan los alumnos sea en un concertado. En Cádiz capital, actualmente, todas las zonas de influencia tienen al menos un centro público: pero si, por ejemplo, la Institución Gaditana desaparece, porque la están dejando morir, los alumnos de esa zona sólo tendrían opción a la educación concertada. A rezar, sí o sí”.

Carmen, alumna de Bachillerato del Cornelio Balbo: “Como alumnos, nos preocupa convivir con ratios hiperelevadas e infraestructuras deficitarias. La Junta tiene en sus manos el poder de distribuir el dinero, que hasta ahora ha sido en perjuicio de la pública. Estamos en contra de su segregación y de su desmantelamiento”.

Marea Verde (portavoz): “Este decreto ha sido la gota que colma el vaso en detrimento de la pública, aunque no es más que la aceleración de un proceso muy largo. Esperamos que estas protestas no se queden en un día aislado, sino que signifiquen el inicio de toda una serie de movilizaciones. Así, hacemos un llamamiento a la comunidad educativa para volver a organizarse en la asamblea del próximo 14 de marzo en Antequera con la Marea andaluza. Hace falta una ley educativa que blinde a la escuela pública. Ojalá el consejero deje de llenarse de buenas palabras hacia la escuela pública y busque los hechos. La escuela concertada debería volver a ser subsidiaria de la pública y, a medio plazo, debería darse la desaparición de los conciertos”.

Patricia, madre de un alumno con necesidades especiales: “Muchas veces me preguntan cómo es ser madre de un niño con necesidades especiales. Suelo contestar que es como planear al detalle un viaje a Italia y, de repente, equivocarte de tren y ver que estás en Holanda. No es lo que imaginabas pero es lo que hay. Cuando tienes un niño con necesidades especiales, entiendes que lo mejor para él es la pública porque, si vas a la concertada, lo primero que te piden es pasta. Dinero para pagar un monitor,que además pone la Junta, mientras te dicen que lo mejor para atender a tu hijo es la pública. En el centro de mi hijo hay un único monitor para cuatro niños con discapacidad. Mi hijo no puede ir al baño solo, no puede siquiera desayunar solo: el monitor atiende a otros casos aún más urgentes. Si desayuna es porque sus compañeros le ayudan (se emociona). No veo normal que la pública soporte al 82% de estos niños. Luego, claro, vienen los padres y madres de los otros niños a decirte que los suyos no avanzan por culpa del tuyo. La escuela pública ha de ser inclusiva y solidaria. Ninguno sabemos si alguna vez tendremos a alguien cercano con un problema así”.

María José, profesora IES San Severiano: “Vengo a hablar del caso concreto de mi instituto porque creo que es significativo. El año pasado, 60 familias escogieron primero de Bachillerato en nuestro centro para sus hijos. La administración dejó fuera a 22 familias, que siguieron peleando en junio y pasaron el verano en el limbo. Al llegar septiembre, les llamaron y les dijeron que podían ir a matricularse a un concertado. El 13 de septiembre, gracias a la presión de esos padres y madres, conseguimos recuperar esa unidad”.

Magda, profesora del Cornelio Balbo: “A aquellos que creen que lo que hace Imbroda es defender la igualdad: si quieren de verdad igualdad, que asuman a los concertados como públicos. Porque nosotros no queremos, por ejemplo, ratios mayores de 30 o de 35 en Bachillerato, que ya es bastante; o la opción, por ejemplo, de abrir los centros públicos por la tarde a la comunidad”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios