Sesión de investidura en la Diputación de Cádiz Irene García abre este jueves su segunda etapa al frente de la Diputación

  • El apoyo de La Línea 100x100 garantiza el poder a un PSOE que puede tener más críticas dentro del propio gobierno provincial que fuera

  • De los 31 diputados provinciales, 11 repiten, 19 debutan y regresa cuatro años después Antonio Saldaña, que ha sido confirmado como portavoz del PP  

Irene García, fotografiada en uno de los pasillos de la Diputación de Cádiz. Irene García, fotografiada en uno de los pasillos de la Diputación de Cádiz.

Irene García, fotografiada en uno de los pasillos de la Diputación de Cádiz. / Lourdes de Vicente

Irene García revalidará este jueves su condición de presidenta de la Diputación de Cádiz en una sesión plenaria que arrancará a las 11 horas y en la que la también secretaria provincial del PSOE tiene asegurada su continuidad en la institución provincial gracias al apoyo de los 14 diputados socialistas y de los dos del partido independiente La Línea 100x100.

El resultado de las elecciones del 26 de mayo dieron completas garantías de continuidad al PSOE al frente de la Diputación porque la presencia en la otra acera del PP por un lado y de Podemos e IU por el otro imposibilitaban cualquier gobierno alternativo.

De esta manera el Partido Socialista no tenía necesidad alguna de cerrar un acuerdo de gobierno, aunque Irene García terminó cerrando ese pacto con La Línea 100x100 para garantizar la estabilidad. Las consecuencias más directas de este acuerdo son que el gobierno provincial mirará ahora con más cariño a La Línea a la hora de las inversiones, así como que el concejal linense Mario Fernández se convertirá desde este jueves en el vicepresidente segundo. Ya hace cuatro años Irene García hizo lo propio con el PA de la ex alcaldesa de Puerto Real, Maribel Peinado.

Solventados ambos trámites –el de las elecciones y el del pacto con el partido que comanda el alcalde linense– a Irene García le faltaba aún lo más difícil para asegurar su continuidad al frente de la Diputación gaditana: convencer a su propio partido. Y las intensas negociaciones mantenidas durante semanas por las direcciones federal y regional del PSOE terminaron dando sus frutos. Así, la política sanluqueña era reafirmada como candidata a la Presidencia de la Diputación para frustración de un sector pedrista de la provincia que se las prometía muy felices. Si hace tres meses lograron que Ferraz cambiara casi en su totalidad las candidaturas al Congreso y al Senado elaboradas por el PSOE de Cádiz, ahora entendían que llegaba el momento de propiciar este relevo también al frente de la Corporación provincial. Pero Ferraz no ha querido dar esa vuelta de tuerca y, como máximo, ha impuesto que la vicepresidencia primera recaiga ahora en el alcalde de Chiclana, el pedrista José María Román, en detrimento del alcalde de San Roque, Juan Carlos Ruiz Boix, que queda relegado a portavoz del Grupo Socialista. Esto invita a pensar que a lo mejor durante este mandato Irene García suma más voces críticas dentro de su propio grupo que fuera del mismo.

De los 31 diputados provinciales sólo repiten 11, regresa cuatro años después Antonio Saldaña –que será el nuevo portavoz del Grupo Popular en esta institución– y debutan los 19 restantes, entre ellos dos ex parlamentarios andaluces como Carmen Collado y Jacinto Muñoz. De los que repiten siete son socialistas (Irene García, José María Román, Juan Carlos Ruiz Boix, Encarnación Niño, Jaime Armario, Ana Carrera y Javier Pizarro), tres son del PP (José Loaiza, Ignacio Romaní y Germán Beardo) y uno de Podemos, José María González Kichi.

La nueva Corporación cuenta con 21 hombres y 10 mujeres y entre ellos hay nueve alcaldes (los de Cádiz, El Puerto, Chiclana, La Línea, San Roque, Barbate, Vejer, Bornos y Alcalá de los Gazules) y cuatro ex alcaldes (Loaiza, De la Encina, Antonio Romero y la propia Irene García).

La nueva Diputación de Cádiz

Gráfico: Miguel Guillén Gráfico: Miguel Guillén

Gráfico: Miguel Guillén

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios