DIARIO DE CÁDIZ En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Crisis del coronavirus: Jesús Rodríguez, un puertorrealeño en China "En dos meses, la situación ha mejorado bastante. Hay vida en la calle"

  • Jesús Rodríguez, profesor de español en una universidad de la ciudad de Nanjin, próxima a Shanghai, explica cómo afrontó el inicio de la crisis del coronavirus en el país asiático.

  • "Cuando comenzó el brote de Italia no podía creer que en España aún no se hubiese adoptado ninguna decisión", dice.

El puertorrealeño Jesús Rodríguez, afincado en China desde 2015. El puertorrealeño Jesús Rodríguez, afincado en China desde 2015.

El puertorrealeño Jesús Rodríguez, afincado en China desde 2015. / D.C.

Desde finales de 2015, el puertorrealeño Jesús Rodríguez Manzano reside en la ciudad china de Nanjing, la capital de la provincia de Jiangsu, muy cerca de Shanghai. Llegó al país asiático con una beca para completar su formación después de haber realizado la carrera de Lenguas Modernas en Granada. Nunca se marchó. Hoy trabaja como profesor de español en una universidad de Nanjing. Él, que ha vivido en primera persona el Big Bang de la pandemia del coronavirus y que sabe lo que es aplanar la curva a base de semanas de confinamiento, arroja, desde la experiencia, un punto de vista esperanzador a tener en cuenta ahora en España.

-¿Qué le llevo desde Puerto Real hasta China?

-En la universidad ya comencé a estudiar chino y a partir de ahí mis intereses por la lengua y la cultura chinas crecieron. En 2015, recibí una beca para ir a estudiar un curso de chino en Nanjing. Me gustó tanto la experiencia que al final me establecí en la ciudad, pero esta vez para trabajar. 

-¿Dónde estaba cuando estalló el brote del Covid-19 en China?

-Cuando estalló el brote y se declaró la cuarentena estaba visitando Cantón, que está a dos horas aproximadamente en avión de Wuhan. 

-¿Cómo vivió esta emergencia sanitaria tan lejos de casa?, ¿le afectó emocionalmente?, ¿laboralmente?

-Con mucha preocupación. Los primeros días fueron muy duros y estresantes, no se podía hacer nada en la calle: ni ir a comer, ni ir al cine... solo comprar comida o medicamentos. Con el tiempo fui acostumbrándome. Realizaba distintas actividades para desconectar de la situación. Laboralmente, no me repercutió, la universidad estaba cerrada y seguíamos recibiendo el salario desde casa. Finalmente en marzo se establecieron las clases online que sigo dando hasta día de hoy. 

Jesús Rodríguez Manzano. Jesús Rodríguez Manzano.

Jesús Rodríguez Manzano. / D.C.

-Ahora que la situación parece ya más controlada en el país asiático, ¿cómo ve a España?, ¿considera suficientes las medidas que se están adoptando para frenar la pandemia?

-Cuando comenzó el brote de Italia no podía creer que en España aún no se hubiese adoptado ninguna decisión. Mantenía el contacto con familiares y amigos para contarles lo serio que podía llegar a ser el asunto si el virus llegaba a España. De hecho, ya les recomendé que comprasen mascarillas y desinfectantes, porque veía que tarde o temprano el virus se expandiría por el país. Pienso que las medidas fueron insuficientes al principio pero ahora veo que, poco a poco, se lo están tomando más en serio. Por otro lado, también pienso que aplicar una cuarentena en ciudades con muchos contagios sería una de las soluciones más efectivas, aunque creo que ya no existe esa opción. 

-¿Cree que en China la población lo llevó con más responsabilidad y disciplina que aquí?

-Sin lugar a dudas, vi muchísima más responsabilidad en China que en España. Desde que se aplicó la cuarentena en Wuhan, la mayor parte de la población canceló todos los planes de viaje y reuniones que tenía previsto para el Año Nuevo, los chinos se encerraron en casa y a nadie se le ocurría salir sin mascarilla por la calle. Esto hizo que la situación se controlase incluso en Wuhan. Todos cuidaban de todos. Cuando mantengo contacto con mi familia me comentan que, al menos en Andalucía, la gente sigue una actitud muy parecida y eso me alegra. 

-¿Cómo es la vida ahora en la ciudad china en la que reside?

-En dos meses, la situación ha mejorado bastante. Hay vida en la calle y se puede ir a comer a algunos restaurantes, aunque, eso sí, manteniendo una distancia entre los clientes. La mayoría vuelve a trabajar y desde hoy también abrieron todos los colegios e institutos de la provincia. Es probable que muy pronto vuelva a trabajar con mis compañeros y mis alumnos. 

-Qué mensaje lanza a los gaditanos, usted que ya ha pasado lo peor de esta crisis

-Me gustaría decirles que la colaboración ciudadana es vital para terminar con la situación, que no salir es estresante pero puede salvar vidas, incluida la propia. Cuánto más tiempo nos encerremos, antes acaba la pesadilla. Es increíble pero cierto, si comparo el comienzo del virus en China con ahora, no hay palabras. También quiero darles muchas fuerzas y ánimos a todos, desde la Bahía hasta la Sierra, estoy cien por cien seguro de que los gaditanos van a poder vencer al virus. 

-¿Tiene intención de quedarse en China o piensa en regresar a España?

-Nunca he tenido la intención de volver, ni siquiera en plena crisis, pensé que la situación se resolvería y que tenía que ser fuerte para soportarlo. Ahora, viendo cómo está la cosa en España, veo mucho menos probable volver. 

Por último, me gustaría añadir que los pocos españoles que quedamos en China en estos momentos no paramos de realizar donaciones de mascarillas a través de una iniciativa llamada Masks 4 Spain con la ayuda de la Embajada de España y los consulados.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios