Consecuencias de la pandemia

El alcalde y la Flampa piden el cierre de los colegios en Chiclana por el coronavirus

  • El regidor no ve lógico que se cierren las actividades no esenciales mientras se mantienen las clases en los centros educativos 

  • La federación de Ampas reclama más información y asegura que se ha incrementado la incidencia en los colegios 

Comparecencia en la que los representantes municipales, con el alcalde a la cabeza, y de la Flampa han pedido el cierre de los colegios. Comparecencia en la que los representantes municipales, con el alcalde a la cabeza, y de la Flampa han pedido el cierre de los colegios.

Comparecencia en la que los representantes municipales, con el alcalde a la cabeza, y de la Flampa han pedido el cierre de los colegios. / Sonia Ramos (Chiclana)

La primera jornada del cierre de actividades económicas no esenciales en Chiclana tras superarse el lunes la barrera de los 1.000 contagios por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días ha traído consigo las primeras reacciones a la nueva realidad de la localidad, con el paso al Nivel 4 Grado 2 de alerta sanitaria, una situación que ha llevado tanto al alcalde, José María Román, como a los representantes de la Federación Local de Asociaciones de Madres y Padres de Alumnos (Flampa), Soledad Ariza y Manuel Marín, a pedir el cierre de los colegios e institutos en la ciudad durante los próximos 14 días.

De esta forma, tras la reunión mantenida esta misma mañana, tanto el regidor como la presidenta y el secretario de la Flampa, así como el delegado municipal de Educación, José Alberto Cruz, han coincidido en la incongruencia de unas medidas que "no permiten la actividad en establecimientos con mucho más espacio en su interior y un control adecuado de las medidas de aforo y seguridad pero sí obligan a los alumnos a asistir a clases de 30 o 40 metros cuadrados, donde, en muchos casos no se puedan guardar las distancias de dos metros ni se ofrece información sobre positivos ni medidas necesarias".

"Después del Consejo Escolar del pasado viernes en el Centro Box y tras el cierre de la actividad no esencial, es decir, hostelería y comercio, durante 14 días tocaba analizar muy rigurosamente el nuevo contexto”, ha indicado el alcalde, quien ha afirmado que “creo que el comercio no es culpable, ya que no contagia. Alguien tendrá que explicar por qué una tienda de aquí al lado, con sus protocolos y medidas anticovid, tiene que cerrar”. “Puedo compartir que en los centros comerciales y en grandes aglomeraciones se tengan que tomar esas medidas, pero en absoluto lo comparto para el pequeño comercio de Chiclana”, ha expresado José María Román, quien ha añadido que “en una enorme parte de la hostelería también sucede los mismo, porque son profesionales que han realizado un trabajo importantísimo para tomar medidas de seguridad y, sin embargo, se les pone como los culpables”. “Creemos que, con las salvedades que existen, igual que entre la ciudadanía en general, la inmensa mayoría es fiel cumplidor de los protocolos”, ha asegurado.

Asimismo, el alcalde ha resaltado que “compartimos la opinión que desde las asociaciones de madres y padres tienen sobre la actual situación y la petición del cierre de los colegios durante el tiempo en el que está cerrada la actividad no esencial”. “Compartimos esta petición por coherencia, porque no es lógico que un comercio con tres y cuatro personas no es seguro y un aula con 25 o 30 niños sí lo sea. Si un comercio con mucho espacio y pocas personas no es seguro, se supone que una clase más pequeña y con más personas tampoco lo será”, ha manifestado José María Román, quien ha añadido que “nos sumamos a solicitar a la Junta ese cierre”. “El día del Consejo Escolar confiábamos, con los datos que teníamos, que la situación iba a mejorar, pero tras las últimas noticias y sabiendo que todo está preparado para dar clases telemáticas, evidentemente no se va a generar estos días ningún perjuicio a la educación ni a la formación”, ha insistido.

Por su parte, Soledad Ariza ha señalado que “las dudas, el miedo y la incertidumbre que tienen muchas familias no es de ahora, puesto que llevan bastante tiempo con ellas. No se pueden explicar por qué en marzo los colegios no eran seguros y ahora sí lo son. No tenemos respuesta de por qué los colegios son espacios seguros, ya que tenemos conocimiento de colegios de Chiclana que necesitan que se realicen obras mayores, competencias de la Junta de Andalucía, algo que ya hemos solicitado, para arreglar ventanas que no se pueden abrir, por lo que no tienen corriente de aire para evitar el contagio. No son aulas seguras”. Además, también ha señalado que “los dos metros de seguridad entre el alumnado no se cumple en ningún colegio, por lo que tampoco son seguros”.

Soledad Ariza asegura que los dos metros de seguridad entre alumnos no se cumple en ningún colegio de Chiclana

“Las familias están desbordadas y con mucha incertidumbre, porque hay familias que por conciliación familiar necesitan a los colegios y hay otras que inventan para no llevar a sus hijos a los centros por el miedo que tienen a posibles contagios”, ha señalado, destacando que “todo esto sucede por la desinformación que hay. Nosotros no queremos saber los nombres, sólo queremos los números, porque las familias tienen derecho a saber”. “Con la incidencia de los datos y el cierre de los comercios y la hostelería, nos preguntamos cómo pueden cerrar esos negocios y nosotros tener que llevar a nuestros hijos al colegio. Eso es una locura”, ha incidido, reseñando que “esto también es salud, porque puede afectar a todos, sobre todo cuando los menores son llevados y recogidos de los centros por los abuelos, que son de alto riesgo”. “En la última reunión que tuvimos con los directores y el alcalde, éste nos prometió una nueva reunión si el escenario cambiaba y así ha sido. Por ello, desde la FLAMPA y con la información que tenemos de las familias y por respeto a esas familias, nos vemos en la obligación de pedir el cierre de los colegios durante estos días que dure el cierre de comercios y hostelería”, ha solicitado, destacando que “esta medida puede ayudar a bajar el índice de positivos. “Con esto no quiero decir eso de no llevo al niño al colegio, pero incumplo la norma en otro lado. Las familias deben ser conscientes de la situación y si pedimos el cierre de los centros, también pedimos a las familias que cumplan las medidas de seguridad que se han establecido”, ha recalcado Soledad Ariza, quien también ha querido mostrar todo su apoyo al comercio y a la hostelería, “porque para mí todos los negocios son esenciales, en el momento que de ellos depende el sustento de una familia”. Además, Manuel Marín ha señalado que “cada día nos llega más preocupación de los padres y madres. Después de un año, no nos explican por qué las escuelas son espacios seguros, cuando está aumentando el número de niños asintomáticos y la duda está en quién contagia a quién, los padres a los hijos o al revés. Ahora la Junta de Andalucía propone adelantar la vacunación al personal docente y es una luz”. También ha destacado que “en estos momentos, el sentido común nos indica que estamos en otro escenario, con gran cantidad de positivos”. “Contamos con otros problemas como la brecha digital o la conciliación familiar y si los centros se cierran, estos problemas se acentúan. Hay que decirle a los padres lo que está pasando”, ha señalado, destacando que “nos hemos acercado a la institución más cercana, que es el Ayuntamiento, y a la máxima autoridad, el alcalde, para que nos dé información al respecto, pero sus competencias a este respecto son menores”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios