Coronavirus Cádiz La Junta afirma que el traslado de los ancianos de Alcalá se hará con todas las garantías sanitarias

  • Profesionales y personas mayores han pasado los test y los equipos de protección están preparados para este retorno

Un usuario durante su traslado a La Línea. Un usuario durante su traslado a La Línea.

Un usuario durante su traslado a La Línea. / G.J.

Las personas mayores que fueron trasladadas el 24 de marzo por la Junta de Andalucía a la residencia del tiempo libre de El Burgo Turístico, en La Línea de la Concepción, volverán este lunes a la residencia municipal de Alcalá del Valle, su centro de origen, "con todas las garantías sanitarias y de protección, después de la realización de los test a residentes y trabajadores, y con los equipos de protección individual (EPI) a disposición de la plantilla". 

La Junta responde así al alcalde de Alcalá del Valle, Rafael Aguilera, quien el pasado sábado denunció que los trabajadores de la residencia municipal vallense no contaban aún con el material de protección necesario.

En una nota de prensa, la Consejería de Salud y Familias detalla que el traslado será gestionado por su Delegación territorial en la provincia y es fruto de una "intensa supervisión" de las inspecciones de los Servicios Sanitarios y Sociales de la Junta, tanto en La Línea como en Alcalá del Valle, y que se produce después de la realización previa de test para la detección del coronavirus, tanto a profesionales como residentes. 

En total volverán de La Línea, a cargo de la Empresa Pública Pública de Emergencias Sanitarias (EPES 061), 28 residentes, una vez que su estado de salud es estable y no están afectados por el coronavirus. 

La residencia de Alcalá del Valle, cuya titularidad vuelve a ser municipal después de que el alcalde, Rafael Aguilera (IU), renunciara a su competencia y asumiera la gestión la Junta de Andalucía, reúne los requisitos para reanudar su funcionamiento según la última visita de la Inspección Territorial de Servicios Sanitarios de Cádiz y ser así ocupada de nuevo por los usuarios que tuvieron que abandonarla por motivos de salud.

En cuanto a los equipos de protección individual (EPI), la Junta afirma que este lunes "estarán a disposición de la plantilla", como asegura que se le ha comunicado este fin de semana al alcalde, que "mostró su total conformidad". 

Concretamente, este viernes 8 de mayo, la dirección provincial de la Inspección dependiente de la Delegación de Salud y Familias solicitó a la directora de la residencia municipal que aportara el número de personal del centro, auxiliar y de enfermería que se hará cargo del cuidado de los residentes, para proceder al envío de los EPI necesarios; la directora ha informado de un total de siete profesionales, que recibirán, como ya ha gestionado la Delegación, un total de 49 EPI.

La labor de los profesionales de la Junta

La residencia de Alcalá del Valle, que recupera la titularidad municipal, vuelve así a la normalidad con el apoyo de los profesionales del centro de salud, quienes reforzarán el control y vigilancia sobre estos mayores. 

La gestión de esta situación se ha abordado desde todos los niveles de la Administración autonómica. Desde el principio, a través de los profesionales del centro de salud de Alcalá del Valle, de profesionales de epidemiología, las direcciones generales de Atención Sociosanitaria, así como de Personas Mayores y Pensiones no Contributivas de la Junta, la Inspección de la Unidad de Centros de Servicios Sociales, la Inspección de Servicios Sanitarios y los propios delegados territoriales de Salud y Familias y de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación, Isabel Paredes y Miguel Andréu, respectivamente. 

A todos ellos se sumaron, una vez que la Junta optó por su sistema de evacuación de los residentes a la residencia del tiempo libre de El Burgo Turístico de La Línea, una treintena de profesionales de SAMU para la asistencia sociosanitaria de las personas mayores y la atención de los familiares. 

Además, la Unidad de Residencias, Promoción y Vigilancia de la Salud del Campo de Gibraltar (dirigida por un médico de familia, y compuesta por diferentes profesionales, como enfermeras gestores de casos, epidemiólogos o farmacéuticos) ha puesto en marcha, con los procedimientos de la Consejería de Salud y Familias, todas las medidas necesarias para garantizar la atención sanitaria y vigilancia de la salud, con un seguimiento diario y constante, no solo en El Burgo Turístico, sino a todos los centros residenciales de esta comarca. También gestiona el trabajo de epidemiología, con seguimiento de pruebas a residentes con alguna sintomatologia (PCR) y las medidas de contacto y control dentro de cada residencia. 

En el caso de La Línea, se ha gestionado a través del centro de salud Levante de la localidad, que ha ofrecido seguimiento clínico, tratamiento de todos los residentes, material clínico, aparatos para diagnóstico, etcétera. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios