En Puerto III

Vídeo de la brutal agresión que sufrieron varios funcionarios por parte de un preso

  • El interno, Fabrizio Joao Silva, es uno de los reclusos más peligrosos de España. 

Vídeo de la brutal agresión que sufrieron varios funcionarios por parte de un preso /

Comentarios 8

Fabrizio Joao Silva es uno de los presos más peligrosos de España. Con graves antecedentes penales, una estatura de metro ochenta y un peso aproximado de 120 kilos, este interno agredió de forma brutal a varios funcionarios de prisiones de Puerto III en 2016 con un objeto cortante que fabricó él mismo y con el que llegó a alcanzar a un trabajador de la cárcel en la yugular. 

Por estos hechos, Fabrizio fue condenado a 19 años y medio de prisión por la Audiencia Provincial de Cádiz en junio de este mismo año. Pero lo cierto es que este interno, natural de Guinea Bissau, ya contaba con un crudo historial tras de sí. Estaba en el centro penitenciario de Puerto 3 cumpliendo dos condenas anteriores: 22 años de cárcel por asesinar a su pareja y 17 por acabar con la vida de otro reo en Córdoba. En total, acumulaba 39 años. Con estos antecedentes penales tan graves, el interno estaba clasificado en el primer grado penitenciario y catalogado como FIES (bajo control directo) dada su peligrosidad.

En el vídeo adjunto se puede comprobar el ataque sorpresivo y de violencia extrema que protagonizó este preso contra seis funcionarios en el momento de ser cacheado. Fabrizio utilizó el pincho a modo de puño americano y lanzó un puñetazo al cuello del funcionario más cercano a él con ánimo de causarle la muerte.

Acto seguido le propinó nuevos golpes con y sin el objeto punzante en el tórax y en el resto del cuerpo, provocándole múltiples lesiones; las más graves, una herida inciso contusa en la región lateral del cuello (unos cuatro centímetros por delante del paquete vascular cervical) y varias heridas contusas en la región torácica anterior derecha. Este ataque "puso en riesgo la vida del funcionario", subrayó el fiscal en su escrito.

El interno no logró su propósito homicida por la reacción del lesionado y, especialmente, por sus compañeros, quienes intervinieron de manera inmediata recibiendo golpes, puñetazos y patadas del interno, que los hirió de diversa consideración. Finalmente consiguieron salir y dejar encerrado al preso en la zona conocida como entre rejas o entre rastrillos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios